Elecciones 2019: Alberto Fernández piensa en María Eugenia Bielsa para un Ministerio de Vivienda

26 de agosto, 2019 | 17.31

Alberto Fernández empieza a delinear, en su mente, el equipo que va a acompañarlo desde el día que asuma. Aunque las confirmaciones deberán esperar a que las urnas ratifiquen el veredicto de las PASO, el candidato ya tiene definidos algunos nombres que maneja en absoluta reserva, incluso entre sus asesores más cercanos. Uno de ellos es el de María Eugenia Bielsa, quien a partir de diciembre, de no mediar ninguna sorpresa, tendrá a cargo el flamante ministerio de Hábitat y Vivienda. Todavía no se cursó un ofrecimiento formal, pero ambos ya hablaron sobre el asunto en dos ocasiones, una en Santa Fe, durante una de las giras proselitistas, y la otra en las oficinas del Frente de Todos en San Telmo, después de las primarias.

Hace un mes, en pleno tramo santafesino de la campaña, él ya había anticipado que pensaba en la arquitecta a la hora de planear un eventual gabinete. “Que María Eugenia nos esté acompañando para mí es una alegría inmensa, porque su integridad moral es enorme. Y la verdad, me encantaría que en el futuro me acompañe también. Para mí, sería muy grato que fuera parte de un gobierno en el futuro, porque es una mujer de enorme valor, de enorme capacidad", dijo en aquella ocasión. Según pudo confirmar El Destape, el lugar que Fernández imagina para Bielsa es al frente de la nueva cartera, desde donde deberá implementar plan integral que resuelva el problema de acceso a la vivienda, una de las prioridades que planteará cuando asuma como presidente.

La ex vicegobernadora santafesina tiene una larga trayectoria como arquitecta y se desempeñó como directora del Servicio Público de Vivienda de la Municipalidad de Rosario entre 1993 y 1995, durante el segundo mandato de Héctor Caballero. Luego, mientras fue la número dos de Jorge Obeid, entre 2003 y 2007, lo asesoró en cuestiones relacionadas a esa materia. También fue concejal rosarina y diputada provincial, siempre en el marco del peronismo. Además de sus antecedentes profesionales y políticos, María Eugenia Bielsa cuenta con dos características que Alberto Fernández tendrá en cuenta a la hora de diseñar un gabinete plural y representativo de la coalición que lo lleve al poder: es mujer y del interior.

 

 

La creación un ministerio que se encargue exclusivamente de esa problemática implica una decisión política de priorizar lo que entre los equipos técnicos del Frente de Todos definen como “un problema estructural” en un país en el que sobran los metros cuadrados pero escasea el acceso habitacional y existen más de 9 millones de inquilinos e inquilinas. Hasta ahora, la materia está en manos el ministerio de Obras Públicas, pero los especialistas en la materia advierten que la solución no reside en construir más casas sino en regular el mercado inmobiliario: sólo en la ciudad de Buenos Aires, más del 9% de las viviendas está vacía, según datos oficiales. Por eso, las organizaciones que defienden a quienes alquilan celebraron la decisión oficial de jerarquizar la cartera.

“Crear un Ministerio de Vivienda que trabaje el derecho a la vivienda y el hábitat de forma integral es importante. No es el Ministerio de Obras públicas el que puede resolver un tema de complejidades tan grande”, dijo a El Destape, Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, que también propone, entre otras medidas, extender el plazo mínimo de alquiler a 5 años, regular el precio de los alquileres, establecer un registro de contratos de alquiler y que las expensas extraordinarias y las tasas las deben pagar los propietarios, entre otras propuestas. Además, la propuesta, que ya está en manos de los equipos técnicos del Frente de Todos, plantea blanquear el mercado para que las viviendas dejen de cotizarse en dólares.

 

 

Otro punto que puede entrar en consideración es que se declare la emergencia en materia habitacional, como se le reclamó la semana pasada al secretario de Vivienda  de la Nación, Ivan Kerr, sin respuesta oficial. Los datos que respaldan el reclamo son contundentes: sólo si se mira la Ciudad de Buenos Aires, al menos 300.000 personas viven en villas y asentamientos; 7.500 no tienen techo y más del 35% de los hogares alquila su vivienda en condiciones libradas al libre mercado y pagan de alquiler una importante porción de su salario. Una familia de 4 integrantes necesita $32.000 para no caer en la pobreza pero esto no incluye el alquiler. Si se toma como referencia un departamento de 3 ambientes a $20.000, más expensas a $4000; una familia inquilina necesita casi $60.000 para no ser pobre.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?