#AltaData | La pelea de Alberto y Macri detrás de cámara Suscribite

X

A Marcelo Orrego, se lo ve optimista. Está cerrando un doble periodo que suma ocho años al frente de uno de los municipios más fortalecidos de la última década: Santa Lucía. Ahora llegó a las urnas con la intención de quedarse con la silla que hoy ocupa Sergio Uñac, acompañado de su hermano, a quien quiere dejar en su cargo, en el municipio del Este sanjuanino. 

Para Orrego, la elección que está a punto de cerrar es más que positiva. Ha cosechado más de 30 puntos en las PASO (Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias) gracias a que se despegó a tiempo de Mauricio Macri, ya que llegó al poder acompañado del PRO, junto a Roberto Basualdo, el eterno rival de José Luis Gioja en los comicios, desde 2003 hasta 2011. 

“El un día sublime para todos, porque lo mejor que nos puede pasar es tener el derecho de votar”, manifestó al llegar a la Escuela Pellegrini en Santa Lucía, minutos antes de las 10.30. El candidato del Frente Con Vos, que se encargó de dejar bien claro que no va a acompañar a Macri en las elecciones nacionales, pero aún no definió su orientación, le pidió al electorado que no deje de acercarse a las urnas y que “vote con el corazón”. 

En ese escenario, reiteró tal como lo hizo en las PASO, el pedido de disculpas para los que no hayan podido expresarle su opinión. “Quiero agradecerles a todos los sanjuaninos y pedirles disculpas de corazón por no haber llegado a todos. No lo hice porque no he querido sino porque no me ha dado el tiempo”, dijo. 

Como resumen de la candidatura, manifestó que, más allá de quien se quede con la gobernación de la provincia cuyana, el resultado será muy importante teniendo en cuenta el gran caudal de votos que acumuló en las PASO: “Vamos a hacer una gran elección”, remarcó.