El lunes negro posterior a las elecciones primarias, los ahorristas retiraron de los bancos más de U$S 200 millones. La fuga de capitales masiva de los grandes inversores por la cercanía al final de los negociados de las energéticas y la bicicleta financiera motivó la compra minorista de divisas. A su vez, la escalada del tipo de cambio por la presión de la demanda generó una salida sustancial de los depósitos en moneda extranjera.

Alberto Fernández derrotó de forma aplastante a Mauricio Macri luego de cuatro años de que profundizara la crisis. La mega devaluación que lo sucedió llevó al verde de $ 46,20 el viernes a $ 55 el lunes en el Banco Nación.

Ese día, los depósitos bancarios de los privados cayeron U$S 212 millones. Es decir, que en tan sólo 24 horas hábiles, las tenencias en caja de ahorro, cuenta corriente y a plazo de individuos y compañías disminuyeron de U$S 32.502 millones a U$S 32.290 millones, de acuerdo a las cifras que maneja el Banco Central.

Las tenencias financieras totales, que incluyen al sector público, se redujeron U$S 244 millones, ya que bajaron de U$S 35.245 millones a U$S 35.001 millones en el mismo día.

Un nivel de extracción de los privados similar al del lunes se había dado el 14 de junio, cuando los ahorristas retiraron U$S 211 millones luego de que el dólar subiera 60 centavos hasta los $ 45. Una mayor recién se había registrado el 28 de marzo, con U$S 399 millones sacados de las cuentas cuando el tipo de cambio saltó un peso entero en 48 horas.