Durante su breve discurso por el acto del Día de la Bandera en Rosario, Mauricio Macri vivió un momento de confusión junto a Patricia Bullrich.

En medio del evento en el barrio la Tablada, el presidente le pidió ayuda a la ministra de Seguridad, pero ella no supo responderle y se desentendió.

Mientras Macri criticaba al gremio de Camioneros y lo responsabilizaba por el aumento de la inflación y el desempleo, quiso contar un conflicto que tuvo lugar el pasado abril en el barrio porteño de La Boca.

Allí, unos empleados de la línea 168, que se encontraba adherida al paro general, habían lanzado piedras a un colectivo de la línea 152.

"Lo peor es que cuando los señores Moyano quieren imponer algo y la empresa no esta de acuerdo, le bloquean la planta y lo funden", aseguró.

Y siguió: "En esa situación tienen que ceder, que a la larga los termina dejando sin trabajo y los hacen cerrar".

Al intentar recordar el dato, le pidió ayuda a la ministra. "Lo mismo vimos hace poco cuando hicieron un paro y a los colectiveros que quisieron trabajar, ¿qué le pasó Patricia?", preguntó.

Y la ministra, que estaba atrás, sonrió y dijo que "no", por lo que el presidente tuvo que continuar solo su relato. 

"Los apedrearon y les destruyeron los vidrios", concluyó.