Discriminación en la playa de Necochea: "¡Esto no es Uganda!"

Un joven relató un nuevo episodio de discriminación en la Costa Atlántica. Recientemente, una pareja trans fue echada de un bar en Necochea ahora el ataque fue a un trabajador senegalés.

21 de enero, 2020 | 10.46
Discriminación Necochea: "¡Esto no es Uganda!" | Costa atlántica

Un nuevo caso de discriminación se vivió en la ciudad de Necoche, sumado al ataque que recientemente sufrió una pareja trans en un bar. Ahora empleados municipales fueron contra trabajadores de la comunidad senegalesa, que, por la temporada, se trasladan a la Costa Atlántica para vender sus productos artesanales en las playas del lugar.

Lo ocurrido fue retratado por Fabián Cristóbal, un vecino que reconstruyó en las redes sociales lo sucedido. “Observé cómo dos policías, dos inspectores de tránsito de la Municipalidad de Necochea y dos personas particulares perseguían y matoneaban a un vendedor africano que caminaba por la orilla con una pila de gorros en su cabeza. Al acercarme escucho a uno de los policías que entre empujones y agarrando el brazo del vendedor le repetía con bronca: `esto no es Uganda, te tenés que ir`”, comentó el joven a través de su cuenta en Facebook.

Al ver esta violenta escena, el joven necochense preguntó “qué pasaba” y el policía le respondió “que no me meta, que el hombre les faltaba el respeto”.

Y comenta Fabián: “Le respondo que veo todo lo contrario. Si eso no es una falta de respeto no sé qué es, me refiero al no permitir su derecho a trabajar para sobrevivir aunque sea extranjero, someterlo físicamente cuando vender gorros no significa peligro para otras personas, y ni hablar la expresión racista de “acá no es como en Uganda” despreciando su origen étnico o nacional”, replicó.

Al ver la violenta escena, decenas de vecinos y turistas comenzaron a increpar a los policías, por lo que la situación se volvió muy tensa. Ante esa escena, los funcionarios municipales se defendieron de las acusaciones diciendo que solo seguían órdenes de la municipalidad. “Quedaron rodeados de un montón de reclamos y disgustos, que por suerte le permitió al africano irse, sabiendo que si no esta noche hubiera dormido en la comisaría y perdido su mercadería por supuesto.” expresó Fabián.

De esta manera el vecino hizo un llamado a replantear la situación: “Hay que revisar la concesión a privados de la venta ambulante, cuyos trabajadores históricamente eran independientes, esta privatización les impone un patrón y una relación laboral ilegal y precaria de extensísimas jornadas a rayo de sol por una miseria.” agregó.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?