23 de abril, 2020 | 20.59

Dirigentes sociales le pidieron a Alberto Fernández incrementar la asistencia alimentaria por el aumento de la pobreza

El Presidente recibió en Olivos a los dirigentes de los movimientos populares para analizar el agravamiento de la crisis económica en los barrios más vulnerables.

El presidente Alberto Fernández recibió este jueves por la tarde en Olivos a referentes de organizaciones populares para analizar la situación en los sectores sociales más vulnerables y la asistencia alimentaria del Estado.

La reunión duró dos horas y media. Según describieron dirigentes que participaron, fue “sincera, clara, con mucho respeto”. Se plantearon las problemáticas, necesidades y dificultades de los sectores más golpeados por la crisis, y analizaron las estrategias para enfrentar un aislamiento que continuará “hasta mediados de mayo”. El presidente les dio a entender que la decisión ya está tomada y será comunicada en las próximas horas. Recibió el respaldo de los movimientos populares.

“Tenemos la oportunidad de hacer un sistema más justo y ustedes son actores centrales porque tienen respeto en sus comunidades”, dijo Fernández al cierre del encuentro.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

“Nadie se salva solo y no me voy a olvidar de ninguna persona en ningún barrio necesitado de la Argentina”, aseguró el Presidente y destacó el rol de la economía popular. Escuchó las diferentes propuestas de los dirigentes sociales, que le reconocieron al gobierno las medidas adoptadas para frenar la pandemia y, al mismo, mitigar el impacto económico y social del aislamiento.

Las principales demandas de los dirigentes sociales tienen que ver con incrementar y acelerar la asistencia alimentaria, y fortalecer la realización de pequeña obra pública en los barrios para garantizar el trabajo local.

El gobierno se comprometió a regularizar la asistencia alimentaria en todo el país desde el próximo miércoles. Algunos dirigentes plantearon que luego de que se detectaran sobreprecios en la compra de algunos alimentos, lo que derivó en la renuncia de varios funcionarios del ministerio de Desarrollo Social, se generó una demora en la distribución a comedores y merenderos.

Pidieron fortalecer el aislamiento comunitario en villas y asentamientos. Otro eje del encuentro fue trabajar en la reactivación de la economía comunitaria y popular para frenar la caída porque “en los barrios se está pasando hambre”. También transmitieron la preocupación por el aumento de los precios de los alimentos de la canasta básica.

Algunos dirigentes pidieron que se aplique la Ley de Abastecimiento

Los dirigentes sociales plantearon la creación de un fondo de 150 mil millones de pesos “para abordar la economía de cuidado, la agricultura familiar, infraestructura social, saneamiento ambiental en los barrios y generación de construcción de vivienda popular”.

En la Casa Rosada siguen con atención diaria el aumento de pedidos de alimentos, una medición que advierte sobre la profundidad de la crisis social.  El ministro Daniel Arroyo registra que la cantidad de personas que asisten a comedores y merenderos de todo el país subió de 8 a casi 12 millones.

El Gobierno y los referentes sociales dan por hecho que habrá un fuerte aumento de la pobreza, a pesar de las políticas sociales que se han implementado. “Si tenés una caída del PBI de entre 4 y 6 puntos, es inevitable que aumente la pobreza. La proyección nos marca un crecimiento y para fin de año puede estar entre el 55 y el 60 por ciento”, le dijo a El Destape uno de los participantes de la reunión.

A fines de 2019, según la medición del Indec, el índice de pobreza se ubicaba en el 35,5 por ciento, y 8 por ciento el de indigencia. El cálculo más optimista estima un aumento del 10 por ciento para cuando finalice la cuarentena.

En la reunión también se analizó la articulación con los intendentes del conurbano. En la mayoría de los distritos funciona sin problemas y los jefes comunales coordinan con la red comunitaria la llegada a los barrios, pero le plantearon al presidente que en algunos municipios esa relación expone diferencias y tensiones.

La puesta en marcha del programa El Barrio Cuida al Barrio, en la que hay una coordinación entre las organizaciones populares, el gobierno Nacional y los gobiernos municipales, oficializó una realidad impuesta por la urgencia: el aislamiento barrial ya era un hecho desde que comenzó la cuarentena. Ahí las organizaciones sociales cumplen un rol clave en asentamientos porteños y en las barriadas del conurbano, ahí donde el impacto de la crisis fue inmediato.

Los mismos habitantes del barrio fueron capacitados y de manera voluntaria organizaron postas en los accesos para realizar un control sanitario a quienes salen y entran, se les mide la temperatura, reparten alcohol en gel y barbijos, entregan folletería con información sobre las medidas de prevención, se desinfectan los vehículos.

En la reunión también se planteó la preocupación por el aumento de los femicidios y casos de violencia de género desde que comenzó la cuarentena.

Del encuentro participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario general, Julio Vitobello; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; el secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias de Jefatura de Gabinete, Fernando Navarro; y el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico. Los dos últimos son, a su vez, referentes del Movimiento Evita.

Por las organizaciones, estuvieron presentes Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP); Juan Grabois; Nicolás Caropresi y Jaquelina Flores, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE); Gildo Onorato y Milka Sosa, del Movimiento Evita; Rafael Klejzer y Vanesa Escobar, del Movimiento Popular La Dignidad; Daniel Menéndez y Norma Morales, de Somos Barrios de Pie; Juan Carlos Alderete y Silvana Aguirre, de la Corriente Clasista y Combativa; y Dina Sánchez, del Frente Popular Darío Santillán.

Reunión en Seguridad con organizaciones sociales

En ministerio de Seguridad de la Nación impulsa espacios de diálogo con diferentes actores sociales. La titular de la cartera, Sabina Frederic, se reunió este jueves con representantes de las organizaciones sociales Barrios de Pie / Libres del Sur y Frente de Organizaciones en Lucha (FOL).

“Para esta gestión es muy importante, y más en esta circunstancia particular, tener el punto de vista de estas organizaciones pues tienen un trabajo de militancia y compromiso en los barrios. Es un intercambio muy significativo, porque nos ayuda a contrastar con otras visiones más institucionales acerca de los problemas que están padeciendo los sectores más vulnerados”, destacó la ministra Frederic.

Durante el encuentro se conversó sobre la situación de los barrios populares y el vínculo con las fuerzas de seguridad. Desde el ministerio destacan el trabajo conjunto para detectar y denunciar posibles casos de violencia institucional.

Al respecto, el secretario de Articulación Federal de la Seguridad, Gabriel Fuks, subrayó que “ya se han hecho varias reuniones de este tipo” y añadió: “Recibimos demandas de problemas concretos y también debatimos temas políticos más generales. Tenemos oído para eso y capacidad para responder a las situaciones puntuales planteadas, especialmente en aquellos casos donde se afecten derechos, donde haya elementos de violencia institucional y sobre todo en los que el rol de las organizaciones de transformarse en un vínculo con el territorio pueda verse afectado”.

La coordinadora Nacional de Barrios de Pie / Libres del Sur, Silvia Saravia, destacó: “Es muy positivo poder venir y plantear las dificultades que estamos encontrando en una situación excepcional como ésta, pero al mismo tiempo creemos que el trabajo al nivel del territorio tiene que ser en conjunto y más allá de las posiciones que tengamos”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►