Un Estado presente, la reivindicación del Cenard y la "vuelta" de Fútbol para Todos

El gobierno de Alberto Fernández se planteó hacerse presente en un ámbito que fue descuidado por la gestión de Mauricio Macri: el apoyo a sus atletas, la posible televisación de dos partidos de fútbol por fecha y la reivindicación del deporte.

10 de marzo, 2020 | 07.00

El cambio de Gobierno generó una nueva expectativa en la política deportiva, que volvió a tener una mirada social tras una etapa en la que se intentó convertir al mundo del deporte en un negocio. A tres meses del inicio de la gestión de Alberto Fernández, los primeros días muestran un cambio estructural y de principios, pero aún mucho camino por recorrer para recuperar un área tan dañada. En el medio, la política también se mete en el fútbol profesional, más allá de que en los papeles no aparezca esa intervención.

Los primeros 90 días del gobierno de Alberto Fernández marcaron claras diferencias con de la gestión encabezada por Mauricio Macri entre 2015 y 2019. Entre ellas, el deporte no quedó al margen y el presidente puso su énfasis en hacerse presente en un área que sufrió la ausencia y hasta el desarraigo por parte de Cambiemos.

Ministerio y Secretaria con mirada social

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El final del gobierno de Mauricio Macri dejó al área deportiva en su peor condición. Degradada a una "agencia" para avanzar en su desguace, desfinanciada y manejada por el ausente Diógenes de Urquiza, un empresario amigo del ex presidente y ex CEO de la marca textil que viste a los atlétas olímpicos, el cambio de gobierno significó una reestructuración necesaria.

Alberto tomó la decisión de revalorizar el área con la conformación del Ministerio de Turismo y Deportes, bajo la conducción de Matías Lammens, en su primera incursión política. Pero además lo apuntaló con la ex Leona Inés Arrondo, deportista olímpica y con experiencia en gestión en el Partido de General Pueyrredón, la primera mujer en el cargo. De la ceocracia al olimpismo.

La tarea de ambos funcionarios se dirigió primero a atender algunas cuestiones urgentes, como la situación crítica de los clubes de barrio (afectados por los brutales tarifazos) y la revitalización del rol social del deporte. De hecho, una de las primeras gestiones de Lammens sirvió para devolverle el suministro eléctrico al club DAOM, al cual le habían quitado el medidor por una deuda millonaria.

"Nosotros sabemos el valor sustantivo que tiene el deporte y que el deporte es en sí mismo una medida sanitaria, una medida educativa. o me caben dudas que desde el deporte es muchas veces mucho más fácil poder desembarcar con las políticas públicas que queremos para mejorar la calidad de vida de la gente", destacó Arrondo en una entrevista con El Destape a pocos días de asumir su cargo.

La llegada de Lammens y Arrondo significó también el regreso de una mirada social y política. En los primeros días de marzo, encabezaron el primer Encuentro Federal del año que contó con la participaron todos los ministros y secretarios de deportes del país. El objetivo del mitín fue generar políticas públicas federales y entre ellas se destaca el trabajo sobre un proyecto de ley para abordar las violencias en el deporte, en particular la de género.

El 1212, un escollo a resolver

El ministerio tiene por delante otra negociación importante: luego de que la AFIP ratificara los aumentos del macrismo sobre las alícuotas en el régimen especial de contribuciones establecido por el decreto 1212, la AFA y los clubes mostraron su preocupación. El famoso decreto establece un sistema especial para los aportes y contribuciones que los clubes hacen a la Seguridad Social.

Con la nueva configuración se elevó al 7,25% el porcentaje que pagan los clubes sobre la venta de entradas, las transferencias de jugadores y los derechos de televisación y se agregó los ingresos por sposoreo. Además suma a la AFA y a la Superliga, que antes no estaban incluidas en el régimen. En tanto que también excluye a las escuelas vinculadas a los clubes del beneficio y las retenciones de seguridad social que realizaban los clubes.

Los cambios pueden significar desbarajustes en las endebles economías de los clubes, que vienen de atravesar un periodo duro y el ministerio no dejó pasar el tema. Según pudo saber este medio, el área de Lammens es quien tercia para encontrar una salida distinta.

El CENARD no se vende

El objetivo final de la ya extinta Agencia de Deportes Nacional era la venta de las tierras del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD). El mítico predio ubicado en el barrio de Núñez es la cuna de los logros olímpicos y del deporte de mayor exigencia, pero el valor de sus tierras tentó a la ambición cambiemita por los negocios con propiedad estatal. La excusa fue una posible mudanza a la Villa Olímpica de Villa Soldati, que no cumple con los mismos requisitos y hubiera afectado el desarrollo de diversos deportistas.

Tanto el reclamo de ex deportistas y atletas en vigencia como el abultado resultado de las PASO desaceleraron el propósito del macrismo, que quedó finalmente desterrado con el cambio de administración. "El Cenard es un espacio que es parte de la historia del deporte argentino. Acá se gestó la última parte de la historia del deporte argentino, es un lugar emblemático de nuestro deporte. En todo caso se tienen que ampliar los espacios deportivos y no reducirse", apuntó Arrondo.

La posible vuelta de Fútbol para Todos

Años atrás sonaba utópica la idea de volver a ver un partido emitido de manera gratuita. El 'Pack Fútbol' irrumpió en la vida social y quienes quisieron continuar viendo fútbol debieron pagar cifras exorbitantes. De todos modos, y si bien Fox Sports Premium y TNT Sports seguirán siendo parte habitual de la rutina futbolística, la AFA en conjunto con el Gobierno ya están planeando la posible inclusión de dos partidos emitidos por la señal abierta a partir de la próxima temporada.

Claudio 'Chiqui' Tapia ya se reunió con Marcelo Tinelli y Mario Pergolini (presidente de San Lorenzo y vicepresidente 1° de Boca, respectivamente) para diagramar las nuevas aristas audiovisuales en pos del futuro del fútbol argentino. A su vez, el titular de la AFA dialogó con el presidente Alberto Fernández y éste le mostró su apoyo para tratar diversos temas alusivos a su institución.

Del otro lado, en los pasillos de la Televisión Pública se habla de negociaciones en curso, que serán mucho más fáciles una vez que la Superliga desaparezca.

El inminente final de la Superliga, el último bastión macrista

Dentro del fútbol de Primera División, la Superliga Argentina llegó con la presión del ex gobierno nacional y los oligopolios audiovisuales. Al menos, así lo manifiestan fuentes cercanas a la AFA. A partir de la salida de Mauricio Macri, desde la calle Viamonte comenzaron a pensar en la posible vuelta de la élite futbolera a su casa madre. Y esto es lo que muy probablemente ocurra: se estima que las elecciones se adelantarán para reelegir a Claudio Tapia y para llevar adelante una asamblea en la que se decida unilateralmente el final de la Superliga.

Detrás de ello hay un conflicto de intereses muy grande y el dinero de la televisación es un factor que pesa mucho: buscan la equidad de ingresos para los clubes y dejar de depender de un "doble comando" con un organismo que se creó hace tres años y que ya está llegando a su fin.

Una nueva Liga Profesional, en manos de la AFA, podría ser presidida por Tinelli, quien se muestra cercano al gobierno de Alberto y ya participa del programa Argentina contra el Hambre.  

Elecciones en Boca: Macri perdió en todos sus frentes

La llegada de Jorge Amor Ameal a la presidencia del Club Atlético Boca Juniors significó más que dejar en el camino a Christian Gribaudo y Daniel Angelici: de la mano de Juan Román Riquelme, se sacó al macrismo del club 'Xeneize' tras 24 años de gestión y se inició una nueva era que fue coronada con el campeonato obtenido ante River. Sin embargo, la nueva presidencia de Boca va más allá de esto.

En la construcción del armado que desterró al macrismo también jugó de forma solapada el nuevo gobierno. La figura Riquelme fue determinante y detrás de su participación directa estuvieron dos figuras del Frente de Todos: el ahora ministro Juan Cabandié y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa

Ameal tuvo gestos públicos a favor de Alberto Fernández, al igual que Rodolfo D'Onofrio (titular de River). Es importante que el presidente de la Nación tenga el aliento de los dos clubes más importantes de la  Argentina en vistas a futuras directivas que vayan de la mano con el camino del fútbol argentino.

A su vez, el flamante presidente de Boca criticó con dureza a Mauricio Macri por sus cuatro años de gestión afirmando que "el mejor equipo de los últimos 50 años perdió por goleada". Históricamente, o al menos en las últimas décadas, se relacionó directamente al 'Xeneize' con la figura del ex presidente de la Nación. Esto ya no ocurre y es un cambio de paradigma rutilante.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►