Un jubilado fue asesinado a patadas por custodios de una sucursal del supermercado ubicada en Brasil y Perú, en el barrio porteño de San Telmo, por intentar robarse un aceite, una mermelada, un queso, un aceite y un chocolate ( que aproximadamente equivale a $400).

"Salió del supermercado, lo persiguieron los de seguridad y lo patearon reiteradas veces", contó un testigo que estaba en el lugar y aclaró que nadie se involucró para frenarlos. Producto de los golpes, el hombre sufrió un paro cardíaco y murió más tarde en el hospital. El hecho sucedió en una sucursal de la cadena Coto en San Telmo. 

El hecho ocurrió alrededor de las 18:00 del 16 de agosto. Ahora, los vecinos convocan a las 20 horas van a hacer una protesta frente al local para repudiar el brutal episodio.

La empresa de seguridad, por su parte, dio su respuesta por lo ocurrido y aseveraron que el hombre le pegó un botellazo a un agente, lo que habría provocado la reacción .

"Falleció en el lugar, nunca pudieron reanimarlo. No tenía signos vitales ni movimiento. Pasaron 15 minutos hasta que vino la ambulancia", aseguró un testigo del lugar a este medio.