06 de abril, 2020 | 19.03

Coronavirus: 14 pacientes de un geriátrico porteño dieron positivo

La institución fue desalojada la semana pasada y aún resta saber el resultado de otros nueve test.

Los mayores de 60 años fueron catalogados como población de riesgo ante la pandemia del coronavirus y los geriátricos son espacios que requieren extremos cuidados para evitar la propagación del Covid-19 y el consiguiente riesgo que representa. De 23 internados en una de estas instituciones porteñas, al menos 14 dieron positivo en el hisopado que detecta la presencia del virus pero aún resta saber el resultado de los nueve restantes.

QUÉ LA DEVUELVAN

Los familiares están bajo extrema preocupación, se apoyan e informan mediante un grupo de Whatsapp que crearon para estar en contacto. El hecho, que se hizo público la semana pasada, ocurrió en la residencia Libra, en la Ciudad de Buenos Aires. Enrique Desio, quien tenía a su madre en la institución, relató la cronología a El Destape. Por otra problemática, su madre estuvo internada en un hospital durante un mes y medio, previo a la emergencia sanitaria, y debió ser trasladada porque el nosocomio informó que el lugar sería utilizado para albergar posibles futuros casos de Covid-19.

Así fue como el 16 de marzo la llevó a la residencia mencionada, la cual cumplía con todos los recaudos frente a la pandemia. Pudieron visitar a la mujer hasta el 18, cuando se prohibieron las visitas presenciales para evitar contagios pero siguieron charlando por teléfono. Según relató Enrique, el martes 31 recibieron un mensaje de Whatsapp de los responsables del geriátrico planteando la necesidad de desalojar el lugar y que las familias se lleven a los adultos mayores. “Si hay un caso, lo último que se recomienda es llevarlos a su domicilio”, planteó.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Según relató Enrique, los familiares se enteraron que las autoridades del geriátrico dieron con el primer caso positivo de coronavirus el domingo 29 de marzo, pero recién los notificaron el martes 31. Ese día recibieron el primer mensaje de evacuación y comenzaron con el proceso, pero se detectaron otras dos personas con fiebre. Ante estos casos, sostuvo, se demoraron los traslados y se complicó la situación.

El primer whatsapp llegó martes al mediodía, según mostró a este medio, y desde la residencia les informaron: “Hola lamentablemente se ha decidido cerrar el geriátrico por orden del ministerio de Salud. Esto es a raíz de haber dado positivo un abuelo. Les estoy pidiendo a cada uno que trate de buscar lugar para su familiar. Está Pandemia está terminando con todos”. En otro mensaje, agregaron: “Tengo que comunicarles que detectaron un caso de coronavirus en el hospital Velez Sarsfield. El paciente estuvo 6 días antes en el geriátrico Libra. Estamos en comunicación con el ministerio de salud que se esta ocupando del caso. Por prevención tenemos que desalojar el geriátrico. Por favor vengan a buscar a los abuelos lo antes posible”.

El jueves dos de abril quedaban seis personas en la institución, las cuales terminaron de trasladarse entre esa noche y la madrugada del viernes, derivados a hospitales y clínicas. Eugenia Boccia, la madre de Enrique, llegó a la una y media de la mañana al nosocomio María Ferrer, donde sigue internada porque dio positivo en el hisopado, aunque de forma asintomática.

En total, el geriátrico tenía 23 pacientes. De los resultados recibidos hasta el momento, de 14 hisopados, 14 dieron positivo. Según el seguimiento que hacen los familiares, tres presentan situaciones de gravedad y uno falleció (el primer caso confirmado), según informó la propietaria de la residencia a los familiares. Si bien ninguno tiene el alta, no saben dónde los albergarán una vez que la consigan porque la residencia Libra les informó su cierre.

El Destape se comunicó con uno de los responsables de esa institución y aseguró que están esperando que se concrete la desinfección total para poder volver a las actividades. Aseguraron que siguen en permanente contacto con las familias de los infectados y que apenas se enteraron del primer caso, empezaron a llamar a las autoridades para concretar la evacuación pero el sistema está colapsado y no pudieron retirarlos a tiempo.

Hasta el momento, es un misterio cómo llegó el virus al lugar. Desde la institución aseguran que fue antes de la cuarentena y que tardó en manifestarse. La explicación que dan es que el primer paciente con síntomas de Covid-19 fue trasladado de forma inmediata pero recién supieron el resultado cinco días después, cuando ya empezaron a aparecer otros casos.

Pero ese no fue el único caso. El 26 de marzo, un geriátrico de Villa Luro debió ser evacuado. Había 40 ancianos y 15 ambulancias del SAME se hicieron presentes en el lugar porque una mujer de 82 años había fallecido, luego de ser trasladada al Hospital Italiano y el test de coronavirus le dio positivo. También ocurrió en el Hospital Geriátrico Provincial de Rosario, donde 36 personas debieron ser aisladas luego de que se confirmara la presencia del virus en una enfermera que trabajaba en el lugar, según confirmó el director de la institución.

 

Geriátricos y coronavirus

Cuando se desató la pandemia y se definió el aislamiento, el PAMI determinó la prohibición de ingreso y egreso de toda persona que no trabaje en residencias para adultos mayores, para lo cual “se colocarán en la entrada y en lugares comunes afiches con información y consejos preventivos sobre el coronavirus”, como ocurrió en Libra, según informaron las autoridades.

Entre otras recomendaciones, sugirieron realizar actividades de formación para la educación sanitaria de los residentes y el personal, reforzar la vacunación, controlar la temperatura de los residentes a diario, evitar la rotación del personal y consultar al servicio sanitario ante sintomatologías respiratorias detectadas en el personal del lugar, entre otros puntos.

En caso de detectarse un caso sospechoso, el PAMI recomendó que “permanezca el menor tiempo posible en salas de espacio común o en contacto con otras personas” además de registrar los lugares por los que circuló y las personas con las que tuvo contacto. Si llegara a confirmarse el contagio, quienes tuvieron contacto estrecho también deben ser aislados por 14 días para controlar el desarrollo de los síntomas.

Además, el protocolo estipula que “no se recomienda su traslado al centro sanitario si su estado de salud es bueno. Si existiera más de una persona afiliada con contacto estrecho y debieran ser aisladas, recuerde que el aislamiento de los mismos puede ser por cohortes”. En caso de que, después de la evaluación, cumpla con los “criterios de caso sospechoso se debe derivar a la brevedad al servicio de emergencia del segundo nivel donde la persona afiliada capita”.

Esta situación no evita el ingreso de nuevos pacientes a los geriátricos, previo análisis. Se deberá evaluar a las personas y si no presentan síntomas respiratorios ni viven en zonas de transmisión viral, serán admitidas sin restricción. En tanto, si tienen contacto con una persona sospechosa o caso confirmado o viven en zonas con transmisión viral, la admisión quedará pendiente por 14 días hasta constatar la presencia o ausencia de manifestaciones del virus, al igual que pacientes con síntomas respiratorios.

 

Un problema internacional

Al 21 de marzo, según cifras de The Washington Post, 73 hogares para ancianos - de 22 distritos de Estados Unidos - reportaron infecciones y al menos 55 personas murieron. En Kirkland (Washington), la residencia de la cadena Life Care, que tiene más de 200 casas para adultos mayores, se convirtió en el foco inicial del coronavirus. El 26 de febrero se produjeron las primeras víctimas de lo que parecía una enfermedad respiratoria conocida, pero en poco tiempo, 81 residentes sobre 120 se contagiaron y 35 murieron al 18 de marzo. Además se contagiaron 48 empleados, muchos de los cuales trabajan en otros centros para adultos mayores, repartiendo el virus por el país, informó la agencia de noticias Sputnik.

En España, en tanto, hasta el 19 de marzo ya habían muerto 79 personas en las residencias de adultos mayores, que albergan a 400.000 personas y en las que trabajan otras 180.000. Los casos más graves tuvieron lugar en Madrid, con 50 muertos hasta esa fecha. Incluso, la Unidad Militar de Emergencias desplegada para colaborar ante el colapso se encontró con cadáveres abandonados en camas, según contó la ministra de Defensa de ese país, Margarita Robles.

Italia vivió situaciones similares. En un sólo día murieron 18 personas en la residencia Cremona Solidale por probelmas asociados con el coronavirus. Y los ejemplos siguen. Desde el 1 de marzo hasta la fecha, Francia registró 6.494 muertes en hospitales, 605 en el último día, y otras 2.417 en residencias para ancianos y centros de dependencia, según el reporte del ministro de Sanidad, Olivier Véran, citado por la agencia EFE.

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►