Cartográfica: una historieta que pone el cuerpo y define el territorio

La obra publicada por Estudio Mafia presenta los temas apropiándose de géneros como el lenguaje gamer, el foto periodismo y el dibujo arquitectónico.

30 de diciembre, 2019 | 14.02

Cartográfica, la historieta de El Sike recientemente publicada por Estudio Mafia narra con dibujos de un estilo que oscila entre el manga japonés y la historieta francesa, los devenires y reflexiones de une joven y sus amistades y el movimiento de los cuerpos en territorios específicos. 

El peor Call Center del mundo

El autor plantea a las ciudades como organismos. “La ciudad es un cuerpo vivo, un ser mutante que se debate entre el condicionamiento  y la deformidad. Un organismo que evoluciona e involuciona a partir del movimiento de sus células”. 

Un relato ensayístico y de reflexiones espirituales en los que el cuerpo es el protagonista y sus derivas lo definen en relación con el espacio, el tiempo, la tecnología  y los modelos políticos. El libro salta de aguafuertes de la ciudad a instantáneas de charlas con amigos, de concepciones tecnócratas de los cuerpos-cyborgs a la turbulencia de las movilizaciones políticas y la violencia de la represión policial. “El cuerpo es un mapa que se modifica con el tiempo”, tantea entre otras definiciones posibles. 

La historieta presenta los temas apropiándose de diversos géneros, como el enciclopédico, el lenguaje gamer, el foto periodistmo, el dibujo arquitectónico y por supuesto la cartografía.

La cartografía es la ciencia aplicada que se encarga de reunir, realizar y analizar medidas y datos de regiones, para representarlas gráficamente con diferentes dimensiones lineales. Pero también puede ser considerada como el arte de la elaboración y estudios de mapas, ya que si bien es una técnica útil en términos científicos, los mapas y su interpretación es el resultado de auténticas gráficas visuales de valor artístico. Estos ejes son significantes en el despliegue de la obra de El Sike y el desarrollo de su novela gráfica.

El hilo que recorre la obra son las meditaciones sobre estos temas, que no pasan del tanteo, sin ahondar en ninguno en particular, un tema de ensayo posible: cómo les cuesta (cómo nos cuesta) a los dibujantes profundizar e investigar en términos clásicos. Quizá la respuesta esté la materialidad de la línea y el habitar los bordes.

 

Un aspecto importante en la obra es la calidad de impresión. Editado por Estudio Mafia, encuadernado a mano e impreso en risografía -una técnica de impresión de los 80s- la contundencia del duotono es un cachetazo visual que despabila al mismo tiempo que los pequeños desfasajes de color obnubilan como la cola de una serpiente cascabel.  

El autor, además de publicar los libros Teatro Lunar (2012) y Memoria selectiva (2016), colaboró en distintos medios: LeMonde Diplomatique, Barcelona, Crisis, Rolling Stone y en revistas como Fierro. Participó en grupos como el estudio de animación Bellolandia y Rudo Co. Este libro es el resultado de muchas horas trabajo de quien viene demostrando en estos últimos años estar dedicado al dibujo y la ilustración como un oficio terrestre y un arte político particular: el que habla desde los contornos. 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►