#AltaData | Cristina Kirchner chicaneó a Macri Suscribite

X

Ante el fracaso de los préstamos hipotecarios de ANSES, el organismo previsional los relanzará con cambios estéticos para las elecciones presidenciales. Además de aumentar las tasas usureras, garantizará las ganancias de las entidades financieras a costa del fondo de los jubilados.

Los nuevos PROCREAR estarán disponibles por un mes, hasta el 14 de julio, para familias con ingresos de entre dos y siete salarios mínimos (de $ 25.000 a $ 87.500). La tasa que aplicará por encima de la inflación rondará el 7,5%, que califican de “preferencial” pero resulta más que compleja de pagar, atento a que la inflación interanual en mayo marcó el récord del 57,3%.

 

 

La estafa de los préstamos anexados por el alza de precios fue la razón por la que se creó “Hipotecados UVA”, un grupo que abarca personas de todo el país endeudadas a punto de que les rematen sus casas porque sus pagos se incrementaron muy por encima de sus sueldos.

La nueva línea de PROCREAR mezcla varias de las existentes hasta ahora. Quienes quieran acceder deberán ahorrar el 10% de la vivienda a adquirir. Recibirán un subsidio del Estado Nacional de hasta 18.000 UVAs (ahora $ 674.000) y deberán pagar las cuotas por el restante.

 

 

Los bancos que lo operan son el Ciudad, Nación y Provincia, los tres administrados por funcionarios de Cambiemos. Según pudo saber El Destape, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) les prestará a las entidades dinero a una tasa de UVA con un adicional de 5% anual. Lo que implica que los bancos van a apalancarse con dinero del fondo de los jubilados y quedarse con una ganancia asegurada de dos puntos porcentuales.

Hoy el Banco Central reconoció la estafa que representan los créditos UVA que Federico Sturzenegger y Lucas Llach trajeron al país. Su presidente actual, Guido Sandleris, modificó la regulación para permitir que las cuotas se extiendan hasta 25% si el incremento de los pagos supera en 10% el alza de los salarios promedio.