El Debate Presidencial en vivo con Roberto Navarro y Marcelo Figueras Suscribite

X

Íbar Esteban Pérez Corradi fue considerado uno de los criminales más buscados y peligrosos de la historia criminal argentina reciente. Usaba los alias "Chiquito", "Peludo" y "Pelado", trabajó en el Banco Nación durante seis años antes de convertirse en empresario farmacéutico.

En 2011 fue enviado a prisión preventiva acusado de ser uno de los principales proveedores de efedrina, un compuesto que se utiliza para la producción de drogas sintéticas, pero ese mismo año fue excarcelado.

En 2012 un fiscal pidió su captura, acusado de ser autor intelectual del triple asesinato de empresarios farmacéuticos vinculados al comercio ilegal de la efedrina, el llamado Triple Crimen de General Rodríguez. Pero Pérez Corradi se había fugado.

Desde entonces pesaba sobre él una orden de captura internacional y se convirtió en el hombre más buscado por Argentina. También figuraba entre las personas más buscadas por Interpol, acusado de privación ilegítima de la libertad, encubrimiento y lavado de dinero.

Tras cuatro años de estar prófugo, fue condenado por la justicia argentina como autor intelectual del triple asesinato de Damián Ferrón, Sebastián Forza y Leopoldo Bina.

La prensa e investigadores lo llamaron el "hombre de las cuatro identidades" y para burlar a la justicia, además, Íbar Esteban Pérez Corradi se había borrado las huellas dactilares.

Incluso usó documentos de identidad de personas fallecidas y cambiaba constantemente de apariencia.

En el año 2016 finalmente fue detenido en Brasil en Foz de Iguazú, posteriormente fue trasladado a Paraguay, donde también respondió ante la justicia por utilización de documentos de identidad falsos.

Pérez Corradi, otros tres sujetos fueron condenados en Argentina a cadena perpetua por el asesinato de los empresarios farmacéuticos Sebastián Forza (de 34 años), Leopoldo Bina (35) y Damián Ferrón (37).

Igual que Pérez Corradi, los tres traficaban efedrina, un compuesto cuya venta había sido restringida en el país meses antes. Los tres sujetos fueron encontrados días después de que se reportó su desaparición. Tenían disparos, quemaduras y evidencia de torturas. Por este caso fueron detenidos Cristian Lanatta (38 años), Martín Lanatta (39) y Marcelo Shillaci (32), y condenados a cadena perpetua por el triple asesinato.

En ese entonces, Martín Lanatta, declaró a los medios que el crimen había sido ordenado por Aníbal Fernández, jefe de gabinete de ministros de la entonces presidenta Cristina Kirchner.

Fernández negó las acusaciones que, dijo, eran parte de una operación de los medios para "perjudicar su candidatura y llevar al poder" al partido del actual presidente Mauricio Macri.

Cuatro años después , El Destape revela una nueva declaración, donde Ibar Pérez Corradi confesó que le pidieron inculpar a Aníbal Fernández y complica a Bullrich y Garavano.