11 de noviembre, 2019 | 20.07

¿Qué dicen las renuncias de Evo Morales y Álvaro García Linera tras el golpe de estado?

El depuesto presidente de Bolivia afirma que su renuncia es “obligada” por un “golpe de Estado político cívico policial”.

El depuesto presidente de Bolivia afirma que su renuncia es “obligada” por un “golpe de Estado político cívico policial”.

“Empezamos un largo camino de resistencia, para defender los logros históricos del primer Gobierno indígena que termina hoy”. Así comienza la carta de renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, escrita “Desde el valeroso Trópico de Cochabamba”. Está dirigida formalmente a su vicepresidente Álvaro García Linera, pero dedicada a “los humildes, los trabajadores, los aymaras y quechuas e indígenas de tierras bajas”. El mensaje es claro: Evo afirma que su renuncia es “obligada” por un “golpe de Estado político cívico policial”.

“La consigna es resistir, para mañana volver a luchar por la patria”, sostuvo Evo, que cerró su renuncia con “Patria o muerte”.

García Linera, por su parte, envió sus propia renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, la cuál presidía hasta ayer. En la primera línea dejó todo claro: “Obligado por el golpe de Estado contra la democracia perpetrado por fuerzas políticas fascistoides”.

En su texto, Evo recopiló las “conquistas logradas a sangre y fuego, no por una élite de personas, sino por nuestro pueblo, por bolivianas y bolivianos patriotas”. Enumeró la nacionalización de los hidrocarburos, la industrialización, el desarrollo de las empresas públicas, el avance en los derechos de las mujeres, las políticas sociales, “la redistribución democrática de la riqueza” y los símbolo patrios.

“Mi responsabilidad como presidente indígena y de todos los bolivianos es evitar que los golpistas sigan persiguiendo a mis hermanos y hermanas dirigentes sindicales, maltratando y secuestrando a sus familiares, quemando casas de gobernadores, de asambleístas, de concejales”, escribió Evo. No exageró. En Bolivia hay, actualmente, una cacería de dirigentes políticos, funcionarios y militantes del MAS por parte de la entente golpista liderada por Luis Fernando Camacho, que incluso anunció que existía una orden de detención para el propio Evo.

García Linera, por su parte, escribió: “Expreso mi firme compromiso de seguir luchando desde donde esté para defender a los pobres y a los humildes, antes, hoy, mañana y siempre”. Cerró con una cita de Tupac Katari: “Volveremos y seremos millones”.

“Fuerzas oscuras han destruido la democracia”, afirmó García Linera. “El odio y el resentimiento nunca erá el futuro de nuestra patria”, agregó.

En principio, el artículo 161 de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia establece que las Cámaras de Diputados y Senadores de la Asamblea Legislativa Plurinacional se reunirán para “admitir o negar la renuncia de la Presidenta o del Presidente del Estado, y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado”. Esto aún no sucedió. La OEA y los golpistas Camacho y Carlos Mesa intentan que esto se concrete parar ponerle firma final al proceso destituyente, pero los diputados y senadores del MAS están en su mayoría escondidos ya que no está garantizada la seguridad para ellos ni para sus familias.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?