"Clarín quiere mandar a los científicos a lavar los platos"

10 de octubre, 2015 | 14.48
El Presidente de Nucleoeléctrica Argentina (NASA), Ingeniero José Luis Antúnez, empresa responsable de la operación de las centrales nucleares argentinas y de llevar adelante el diseño, la ingeniería y construcción de las próximas centrales nucleares, salió al cruce de un artículo "malintencionado, tendencioso y falaz" publicado hoy en el diario Clarín que titula "La pesada herencia de los contratos por nuevas centrales de energía nuclear".

En ese sentido, Antunez declaró que "el grupo Clarín nuevamente busca promover el modelo de país donde se mandaba científicos y tecnólogos a lavar los platos, expulsando a especialistas y trabajadores que se capacitaron en el sector y frenar los avances que se consiguieron desde que Néstor Kirchner relanzó el plan nuclear en el año 2006 y que gracias a la continuidad que le dio la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner ha logrado hitos innegables como la terminación de Atucha II, reconocido por la comunicad nuclear a nivel internacional".

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE


"Los especialistas citados en el artículo olvidan que la diferencia del combustible para una central nuclear con respecto a una central a gas es abismal y que la vida útil de una nuclear es más de 60 años, contra una de gas, que sólo dura 30. Asimismo es incomparable el desarrollo que provoca una central nuclear al crecimiento y soberanía a un país, impulsando la industria, el conocimiento y el trabajo para miles de personas", precisó Atunez.

Con respecto al tipo de combustible, el presidente de NASA señaló que "olvidan que Argentina a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica ya domina la técnica del enriquecimiento de uranio, a través de una unidad experimental ubicada en Pilcaniyeu, Provincia de Río Negro".
Además, destacó la importancia de la finalización de la Central Nuclear Atucha II, más allá del importante aporte energético y las grandes dimensiones técnicas del proyecto, Antúnez señala que la finalización de la central representó la recuperación de las capacidades nacionales para el diseño y construcción de centrales nucleares de potencia.

De esta forma, "la industria para el diseño y construcción de centrales nucleares en el país se ha vuelto a poner de pie. Este le permite hoy a la Argentina encarar el desarrollo con tecnología propia de una cuarta central nuclear, ocupando el rol de diseñador, arquitecto ingeniero, constructor y operador de la misma. La fabricación del combustible nuclear y el agua pesada se realizará íntegramente en el país. Se creará empleo para más de 7 mil trabajadores. La Industria Nacional continuará fabricando los mismos insumos que se producen actualmente para la Extensión de Vida de Embalse, aprovechando la capacidad instalada local".

"Este proyecto es también posible gracias a los 30 años de excelente experiencia operativa que el país tiene con el reactor CANDU de la Central Nuclear Embalse, fabricando localmente el agua pesada y el combustible nuclear necesarios para su funcionamiento".

"El proyecto de la quinta central contempla también la transferencia de tecnología con el primer proyecto y la maximización del componente local, y la posibilidad de exportación conjunta a terceros países".

Por último remarcó, que Nucleoeléctrica Argentina está llevando a cabo la materialización de una Política de Estado, fijada en la LEY 26.566, aprobada por abrumadora mayoría en noviembre de 2009, que establece la construcción de las próximas centrales nucleares, la extensión de vida de las Centrales Atucha I, hoy Juan D. Perón y Embalse.

La inversión que se ha realizado en esta industria desde el relanzamiento del Plan Nuclear Argentino impulsado por el Gobierno Nacional, ha permitido una clara y fuerte recuperación del plan nucleoeléctrico argentino con un sistema tecnológico nacional que le da respaldo.



LA FERIA DE EL DESTAPE ►