Cambiemos evitó que el Concejo Deliberante de Tigre pudiera debatir un proyecto para permitir el ingreso del transporte público al barrio Nordelta, donde hoy sólo se puede acceder en auto, combi o a pie, pero con un tiempo de demora triplicado. De este modo, las trabajadoras domésticas, que prestan sus servicios en los barrios privados de esa zona, deben caminar varios kilómetros y horas para poder llegar, así como muchos vecinos que no tienen vehículos.

En la última sesión del año, el Concejo Deliberante tigrense buscó debatir sobre tablas este proyecto enviado por el intendente local, Julio Zamora. Al no pasar por comisión, eran necesarios los 2/3 de los votos de los presentes para habilitar el debate. Los votos negativos de Cambiemos y de Javier Forlenza, de Unidad Ciudadana, bloquearon el tratamiento que deberá esperar al inicio del debate legislativo el año que viene.

Roxana López, concejala de Unidad Ciudadana, explicó a El Destape que en el troncal de Nordelta, desde el 2000, "fue generándose una situación de desigualdad urbanística". Actualmente, por la avenida De Los Lagos sólo transitan autos particulares o combis de la empresa Mary Go, que manifestó que dejará de prestar servicio en los próximos días.

Av del lago.jpeg
Avenida de los Lagos, recorrido corto en auto y combis privadas.
Avenida de los Lagos, recorrido corto en auto y combis privadas.

"Hay dos garitas, una al inicio del troncal y otra al final, donde te piden DNI y te sacan una foto" para poder ingresar, explicó López. Se trata de un "trayecto de 26 kilómetros que en auto se hace en 20 minutos" y conecta Pacheco con Rincón de Milberg. "Hoy, al estar cerrado y no contar con transporte público, hace que muchos vecinos tengan que bordear Nordelta tardando una hora y media", detalló la concejala.

Trayecto largo.jpeg
Recorrido que bordea el Nordelta y demanda el triple de tiempo.
Recorrido que bordea el Nordelta y demanda el triple de tiempo.

El conflicto no es nuevo, sino que "el Departamento Ejecutivo viene tratando este tema hace tres años", dijo Rodrigo Molinos, concejal del Frente Renovador a El Destape. Después de que la empresa Mary Go anunciara la interrupción del servicio, se definió su tratamiento sobre tablas "para que pudiera circular por la troncal del Nordelta el transporte público, algo normal para una calle pública", agregó. Al respecto, López dijo que esta situación "imposibilita que muchos vecinos puedan conectar estas dos localidades teniendo que realizar un trayecto de casi el triple de tiempo".

Molinos explicó que el debate buscó "integrar, no perjudicar a nadie y que sea algo bueno para todos los vecinos del Nordelta y de todo Tigre, no de manejar una especie de "apartheid sudafricano" y resaltó que este "es el único lugar donde no se permite" el transporte público por lo que "los únicos que van a poder entrar son los que tienen auto y la gente va que trabajar tiene que caminar un montón de kilómetros".

Consultados por las objeciones, los concejales manifestaron que Cambiemos no logró dejar en claro ni argumentar su negativa a permitir el acceso del transporte público. Por un tema de inseguridad, Molinos destacó que el objetivo fue que circulara el "Centro de Operaciones de Tigre" para asegurar a los vecinos.

En tanto, López destacó que el objetivo fue que el transporte público pase por una calle pública que se encuentra en perfectas condiciones y que "no es que pertenece al interior de un barrio privado, es pública, pertenece al distrito, lo cual para nosotros es importante que se pueda dar una respuesta".