La detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, plantea numerosos interrogantes para los gobiernos progresistas -en el más amplio sentido de la palabra- de la región. Todos estos gobiernos se enfrentan a poderosos actores políticos, empresariales y mediáticos que buscan minar su poder y contribuir a su derrota.

Seguí leyendo el debate en Nodal.am