El delantero uruguayo Luis Suárez fue sorprendido a la salida del entrenamiento de la Selección oriental por un pequeño muy ocurrente que le lanzó un reto severo.

El goleador del Barcelona se retiraba en su auto, pero decidió frenar para sacarse fotos con los hinchas que esperaban en las puertas del predio. Fue allí que el chico no dudo en recordarle su pasado al jugador.

"No vayas a morder en el Mundial", le espetó el niño. Durante el Mundial de Brasil 2014, el uruguayo mordió al defensor italiano Giorgio Chiellini y fue echado de esa copa por la FIFA

Embed

En esta nota