El juez Rodolfo Canicoba Corral fue apartado de la investigación por presunto lavado de dinero atribuido a la familia de Alberto Nisman. Lo decidió la Sala I de la Cámara Federal tras una presentación de Sara Garfunkel, madre del fallecido fiscal.

La causa tiene entre sus implicados a Garfunkel, a la hermana de Nisman, Sandra, y al empleado informático Diego Lagomarsino. Se inició luego de que salga la luz la existencia de una serie de bienes que se le atribuyen, como una cuenta en los Estados Unidos con más de 666 mil dólares. El dato sobre la existencia de la cuenta lo aportó la ex de Nisman, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, tras la muerte del fiscal.

Canicoba Corral aseguró en septiembre que tenía "probado" el lavado de activos. "Ya lo más importante está producido en el expediente" que investiga las cuentas no declaradas que tenía la familia, dijo entonces.

Sara Garfunkel y Sandra Nisman habían sido citadas a brindar declaración indagatoria a pedido del fiscal del caso, Juan Pedro Zoni. Esa solicitud abarcó también a Lagomarsino, quien compartía una cuenta bancaria con Nisman en los Estados Unidos, y a Claudio Picón, un empresario que le habría prestado un auto de alta gama al fiscal fallecido.