Cristian Espinoza, histórico cantante de la banda de cumbia villera Yerba Brava, fue detenido el pasado viernes en el aeropuerto de Ezeiza cuando trasportaba 850 gramos de cocaína en su estómago y genitales.

El cantante intentaba abordar a un vuelo hacia la Patagonia argentina, pero fue capturado por la PSA. Llevaba 300 gramos entre sus ropas y 550 dentro de su cuerpo, según detalló Federico Fahsbender en Infobae.

El músico fue llevado al penal de Ezeiza, donde permanece hasta hoy debido a que se le inició una causa por tráfico de drogras, que quedó radicada en el Juzgado Federal N° 9 bajo la instrucción de la Fiscalía N° 1, a cargo de Jorge Di Lello.

El caso llama la atención porque Espinoza y su banda tenían eventos y shows programados, pero el cantante decidió arriesgar su carrera con un método de tráfico que los narcotraficantes suelen utilizar explotando personas en condiciones críticas.

En esta nota