La primera jornada del G20 en Buenos Aires expuso los conflictos entre algunos de sus miembros y los problemas que atraviesa este espacio para llegar a consensos que se traduzcan en políticas públicas para resolver los problemas globales.

La ex embajadora argentina en Estados Unidos, Cecilia Nahón, definió la actualidad del Grupo de los 20 como un momento de “crisis” por los intereses contrapuestos, especialmente, entre las principales potencias.

“El G20 atraviesa una crisis por las fuertes disputas entre varios de sus miembros, la dificultad de construir consensos es notoria y va más allá del voluntarismo de Macri por firmar un acuerdo en común”, describió Nahón en diálogo con El Destape.

Para la exfuncionaria la foto de familia expuso esta situación: “Reflejó, sin querer o por casualidad, el quiebre del orden internacional por la ausencia de Angela Merkel (canciller de Alemania), la presencia sólo de dos mujeres y las tensiones con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman”.

LEER MÁS: Toda la agenda de la última jornada del G20

En esa línea, a nivel de la sustancia, evaluó que esta situación se reflejó en las primeras reuniones bilaterales y el encuentro principal entre todos los mandatarios, ya que “las autoridades reconocen que no hay todavía un comunicado consensuado y, si lo hay, habrá que ver el contenido pero será lavado y sin sustancia”.

Ahondando en los encuentros bilaterales, Nahón hizo hincapié en el episodio que se vivió la mañana del viernes por el comunicado de la Casa Blanca que comprometía a Argentina con duras críticas hacia China y la posterior desmentida del canciller Jorge Faurie. “Fue una marcada de cancha”, respondió de manera tajante. “El comunicado dejó al desnudo el apoyo estadounidense hacia el gobierno argentino”, marcó y advirtió que “este apoyo tiene su costo porque Trump lo quiere a su lado a Macri en su enfrentamiento con China y no va a permitir un acercamiento entre su gobierno y el de Xi Jinping”.

Al analizar las dificultades en torno al acuerdo Mercosur-Unión Europea, pese a las concesiones argentinas frente a las restricciones a la venta de carne y biocombustibles, la ex sherpa del G20 aseguró que “hay una parálisis multilateral expresada en este G20, que está muy alejado del compromiso del 2008, donde se buscó contener y revertir la crisis global, pese a que luego se profundizaron las desigualdades que están detrás de este malestar contra la globalización”.

LEER MÁS: La guerra comercial entre China y Estados Unidos acecha a Macri

Para cerrar, Nahón consideró que Cambiemos seguirá presentando la cumbre como el reconocimiento a un supuesto ingreso triunfal de Argentina al mundo. Aunque señaló: “Ésto minimiza o niega que ese mundo que imaginó ya no existe más porque hay un mundo en conflicto en el que Argentina sólo puede aspirar a un rol de proveedor de materia prima a precio bajo”. Sobre ésto siguió: “Ese rol consolida a Macri cuando habla de integrarse al mundo a partir de una política de liberalización, pero sin un proyecto de industrialización”.

Pese a las tensiones y dudas que hay en torno a que se llegue a un documento consensuado, prefirió ser cauta y avisó: “Hay que esperar hasta el último día porque en el G20 hay sorpresas y puede haber cambios tanto en las bilaterales como en las multilaterales”.

En esta nota