Entre los cientos de miles de mensajes telefónicos que se enviaron Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo en el último año revelarían que la joven sentenciada a cadena perpetua por el crimen de su novio estuvo embarazada pero lo perdió a las pocas semanas de gestación.

"Estoy embarazada", le habría escrito Nahir a Fernado en octubre del año pasado dos meses antes del crimen que conmovió a Gualeguaychú pero unas semanas después, la joven tuvo un aborto espontáneo. La respuesta del joven fue contundente: "No te preocupes, después tendremos otro".

Según le señaló uno de los fiscales de la causa al portal Big Bang News, ese intercambio de mensajes se convirtió en una de las pruebas para probar el vínculo y ejecutar la pena máxima contra Galarza.

"Fue uno de los tantos elementos que se remarcaron durante todo el debate. Justamente fue algo que se expresó como fundamento de relación", precisó Sergio Rondoni Caffa.

No obstante, durante el juicio una de las amigas de Nahir reveló el embarazo que perdió su amiga pero aclaró que el padre no era Facundo sino otro joven de nombre Joaquín Osorio.

"Nahir era de tener muchas relaciones, aunque Fernando era el chico al que llevaba a la casa. Sé que se veía con otros, aunque iba y venía con Fernando. El año pasado salió tres meses con uno de sus profesores de la facultad. También estuvo con Joaquín Osorio. De hecho, ella me contó que tuvo un atraso en octubre y que si estaba embarazada era de él", precisó Sol Martínez.