La pequeña María Luz, hija de Ruth Gómez y el tripulante fallecido del ARA San Juan Mario Toconás, nació ayer a pocas horas de la fecha en que se cumplieron seis meses desde el último contacto con el submarino, que se llevó la vida de 44 miembros de la Armada.

La beba nació en el Hospital Privado de Comunidad (HPC) de Mar del Plata a las 5:22 de ayer, al día siguiente de que las familias de los fallecidos conmemoraran medio año de la desaparición del navío, según informa Télam. Según aseguró Gómez a ese medio, ambas se encuentran “muy bien” y recibió “muchos regalos para la gordita”.

El significativo nacimiento se dio mientras un grupo de familiares de los tripulantes, entre los que estaban los hermanos de Toconás, Miguel y César, viajaba hacia la Ciudad de Buenos Aires para participar en la presentación del ministro de Defensa, Oscar Aguad, ante la Comisión Bicameral que investiga la desaparición del submarino.

En los días en que comenzó la desesperada búsqueda de la embarcación, Gómez tenía cuatro meses de embarazo y esperaba ansiosa el regreso de su marido. Tenía una gran noticia para darle: la ecografía había mostrado que Ryan, su hijo mayor, iba a tener una hermanita.

Sin embargo, nunca llegó a saberlo. El nombre de la beba, entonces, fue elegido entre ella y el nene, que “eligió María porque es parecido al nombre de su papá”, contó. El último contacto que tuvo con su marido fue por WhatsApp cuando el buque partía desde Ushuaia a Mar del Plata, y en los mensajes hablaron sobre “si creía que sería un varón o una nena”.

LEÉ MÁS: LA INSÓLITA CONFESIÓN DE AGUAD EN EL CONGRESO POR EL ARA SAN JUAN