En la previa del debate en Comisión en el Congreso, la legisladora por el Frente de Izquierda, Myriam Bregman, ubicó en un móvil en vivo al conductor de A24 Fernando Carnota cuando quiso defender la posición de los que están en contra de la despenalización del aborto y se basan en argumentos religiosos y filosóficos.

La diputada había criticado que para este martes no podrán exponer, entre los 32 expositores, las dirigentes políticas, y cuestionó que desde el Gobierno el presidente Mauricio Macri mezcle sus posiciones personales con un debate de salud pública.

“Escucho atentamente tus opiniones Myriam y me parece sesgado que pretendas que aquellos que tienen una voz distintas, tengan que argumentar por donde querés que argumenten. El Gobierno habilitó un debate y se trata de saber quién está en contra y quién a favor. Pretender llenar de argumentos la opinión del otro no va, es cuestión de cada uno y cada uno argumenta como quiere y puede”, retó el periodista oficialista, a lo cual, Bregman no se calló y advirtió que “en varios lugares salió que el oficialismo haría todo lo posible para que la ley no se apruebe”.

Embed

“¿Está mal tener una posición?”, retrucó Carnota y la legisladora le explicó que “esta mal legislar desde tus creencias personales. Hay personas que están en contra de vacunar a sus hijos entonces ¿pondrías a un médico que está en contra de la vacunación como ministro de Salud?”.

Sin entender el sentido del ejemplo, el conductor replicó que “es diferentes porque la vacunación es histórica y la penalización del aborto también”.

LEÉ MÁS: Quiénes serán los famosos que hablarán en las comisiones por el aborto en el Congreso

Ante ese argumento, Bregman lo cruzó y le dio cátedra: “La interrupción del embarazo no es histórica, está legislado por el propio código penal en casos que está permitido. No es que está históricamente penado, está prohibido en general pero tiene habilitaciones particulares. Ahora pedimos que la mujer pueda decidir sobre su cuerpo y se priorice la salud pública”.

“No podemos entrar en debates filosóficos y religiosos porque estamos discutiendo una cuestión de salud pública. Si sos un diputado o senador tenes que dejar las posiciones personales de lado y cuando entras a este lugar (el Congreso) tenes que prorizar la salud pública”, arremetió la diputada.