La madre del empresario detenido Lázaro Báez, Floriana Rodríguez, murió a los 89 años en la ciudad santacruceña de Río Gallegos. La Justicia lo autorizó a viajar hacia la capital de esa provincia para despedir sus restos, pero el empresario finalmente desistió.

Rodríguez padecía una larga enfermedad y se encontraba postrada en una cama desde hacía tiempo. En marzo del año pasado la defensa de Báez había pedido un permiso para viajar a Santa Cruz porque la madre del empresario estaba muy grave. Rodríguez estaba al cuidado de la esposa de Báez, Norma Calismonte.

El juez federal de la causa por la que está procesado con prisión preventiva, Sebastián Casanello, le otorgó el permiso para visitar a su mamá y autorizó su salida transitoria, pero finalmente el empresario dio marcha atrás.

Por medio del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Báez le envió una nota a Casanello en la que le informaba que desistía de realizar la visita porque "no quería afrontar el extenso viaje a Santa Cruz".

En ese sentido, el empresario quería viajar en avión, pero el magistrado le había autorizado un traslado en automóvil.

Báez está preso desde el 6 de abril del 2016 cuando Casanello ordenó su detención en la causa conocida como "la ruta del dinero K".

En ese expediente tiene dos procesamientos por presunto lavado de dinero, pero además suma otro procesamiento junto con la ex presidenta Cristina Kirchner por las presuntas irregularidades en la obra pública vial que durante los 12 años de kirchnerismo recibió para la provincia de Santa Cruz.

Junto con la ex mandataria y los hijos de ambos (Máximo y Florencia Kirchner y Martín Báez), están acusados por el presunto pago de alquileres de propiedades de la familia Kirchner que se sospecha fueron una coima por los negocios que el empresario recibió.