Los vecinos de la localidad chaqueña de Saenz Peña denunciaron que el municipio de Cambiemos que gobierna la ciudad derribó parte del cementerio local y utilizó los escombros para rellenar calles. Encontraron cruces, manijas, restos de ataúdes, pedazos de lápidas, flores, trozos de ropas de los difuntos y hasta cabello humano. Los concejales pidieron explicaciones al Municipio que primero hizo publicidad de la obra y luego se disculpó ante los vecinos.

“Nos enteramos por una serie de denuncias de vecinos que realizaron el día de la madre. Primero decían que encontraron cruces, lápidas, fotos de personas fallecidas”, afirmó el Presidente del Bloque Justicialista del Concejo Deliberante Dante Moreira, quien además contó a El Destape que presentaron un pedido de informes al Municipio.

Organismos ambientalistas y de Derechos Humanos solicitaron que se realice un estudio de impacto ambiental para observar las secuelas, al tiempo que exigen que se identifique a quiénes pertenecían los nichos derrumbados.

De acuerdo a los Concejales, el Municipio pidió disculpas en las redes sociales, pero luego borró el mensaje por temor a que se difunda. Además la propia gestión, que dirige el intendente radical de Cambiemos, Gerardo Cipolini, difundió imágenes -como si fuera publicidad- de las excavadoras derrumbando los nichos sin cuidar los cuerpos.

publicidad.jpg

"Hay olor nauseabundo, vimos cabellera humana. Tenemos que cuidar que los chicos no toquen ni levanten eso", afirmó una vecina al medio chaqueño Periodismo 365. Saenz Peña es la localidad donde murió el niño Ismael Ramirez de 13 años en medio de un intento de saqueo.

Luego de la denuncia pública, el Municipio retiró los restos que habían sido utilizados de relleno, pero el material fue tirado en una represa que queda a pocos metros, un grave error debido a que el contacto con el agua llevó a que los desechos produzcan un olor nauseabundo.

cabellera.jpg
mortaja.jpg
placa.jpg
cristo.jpg
flor.jpg
cupula.jpg