Contra el ajuste presupuestario, los docentes de todo el país marcharon hacia el Congreso, en el marco de un paro nacional. Exigieron la reapertura de la paritaria nacional, mejoras en infraestructura y repudiaron el secuestro y tortura de una maestra en Moreno.

La concentración comenzó a las diez de la mañana y culminó pasado el mediodía en el Congreso, en un acto que convocó a docentes públicos de todo el país, privados, universitarios y estatales, que también se movilizaron contra el ajuste del Gobierno.

Sonia Alesso, titular de CTERA, gremio docente mayoritario a nivel nacional, aseguró en Radio Gráfica que "los maestros no vamos a dejar de pelear exigiendo más presupuesto para la educación" y repudió el secuestro y tortura a la maestra de Moreno, Corina De Bonis, tras una olla popular para alimentar a los niños del barrio.

Al respecto, la dirigente responsabilizó al Gobierno por alentar "a los violentos que añoran otras épocas en las que no había democracia. Hay que llamarles la atención a los funcionarios para que sean cuidadosos con eso”.

En ese sentido, Mirtha Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), advirtió desde el escenario que, "frente al Congreso, a los representantes del pueblo y con la Casa de Gobierno a nuestras espaldas, dos símbolos de la democracia decimos: no tenemos miedo. Lucha, más lucha, más lucha".

Por su parte, Roberto Baradel, titular de Suteba, aseguró desde el escenario que “si hay algo que tiene fecha de vencimiento no es la escuela pública sino este gobierno”. El dirigente participó temprano de una movilización en el partido de Moreno, donde ayer secuestraron y torturaron a una maestra que realizó una olla popular.

En paralelo, en el Congreso, la oposición había convocado a una sesión especial para declarar la emergencia en educación y cultura. Sin embargo, Cambiemos no bajó a dar quórum y cayó la sesión.

En esta nota