Una multitud se agolpó en la entrada del Ministerio de Defensa en rechazo al decreto presidencial que habilita a las Fuerzas Armadas a participar en temas de seguridad interior bajo el pretexto de combatir el narcotráfico.

Embed

Bajo la consigna “No a los militares en la calle”, militantes de organizaciones sociales, gremiales, políticas y de derechos humanos acudieron a la convocatoria anunciada por Abuelas y Madres de Plaza de Mayo y, bajo una llovizna, miles de personas de distintas agrupaciones llegaron a las inmediaciones del Edificio Libertador, sobre la Avenida Paseo Colón en el bajo porteño.

"Sabemos lo que significa el accionar represivo de las Fuerzas Armadas, lo que han hecho a lo largo de nuestra historia bajo dictaduras o bajo las órdenes de sectores golpistas de nuestro país. Su rol no es el de reprimir al pueblo, por eso decimos que milicos en la calle, nunca más", resaltó Lita Boitano, titular de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y una de las oradoras de la jornada.

Embed

A través de un comunicado, los organismos de derechos humanos repudiaron la decisión de “reformar el sistema de defensa nacional, habilitando a las Fuerzas Armadas a intervenir en cuestiones de seguridad interior” ya que consideran que el objetivo es “incrementar los niveles de represión interna con el falso argumento de ‘proteger objetivos estratégicos’, construir un ‘enemigo interno’, acallar las protestas sociales y contener las crecientes movilizaciones que, a lo largo y a lo ancho de nuestro país, enfrentan hoy las políticas de hambre y miseria que el gobierno de Cambiemos lleva adelante”.

Embed

Entre las adhesiones al pronunciamiento, también suscriben también la Liga por los Derechos del Hombre, el CELS, la APDH, Familiares y el MEDH. En tanto, entre los convocantes están también fuerzas políticas como Nuevo Encuentro, Patria Grande, Miles y La Cámpora.

Antes de la marcha, distintas voces criticaron el decreto. El diputado nacional Agustín Rossi estuvo hoy en Cruz del Eje y Río Ceballos para finalizar la jornada en la marcha convocada por los Organismos de DDHH contra la militarización de la Argentina en la capital provincial. "Es notable cómo el Presidente Mauricio Macri siempre nos lleva al peor del pasado", aseveró Rossi. "Según estudios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en los casos de México y Colombia se pudo verificar que la participación de FFAA no redujo el narcotráfico y creció la violencia por el incremento del conflicto social y de la cantidad de asesinatos", agregó.

El ex diputado nacional Carlos Heller advirtió que la decisión presidencial se enmarca en "un intento de alinear a la Argentina" en la doctrina "represiva" que impulsa Estados Unidos. En tanto, Juan Carlos Junio, secretario general del Partido Solidario destacó: “lo que hace el presidente Macri con este decreto es de un enorme retroceso para el sistema democrático teniendo en cuenta el rol que han tenido las Fuerzas Armadas durante la dictadura”. “Con esta medida, el Presidente desconoce una vez más al Congreso de la Nación”, concluyó.

Bajo la misma linea, Carlos Pisoni advirtió que el decreto de Macri significa “un retroceso a los derechos conquistados en los últimos 35 años” y enfatizó la importancia de que “seamos millones” en el rechazo.

“No creo que estemos viviendo en una dictadura, tenemos una democracia imperfecta y las Fuerzas Armadas no son las mismas que en dictadura. Estamos viviendo un récord democrático pero el aparato represivo siguió intacto. En 2003 los genocidas seguían en las calles y con Néstor Kirchner se empezó con una nueva política, pero evidentemente no alcanzó y hace falta un cambio más estructural de las fuerzas de seguridad”, explicó.