Gonzalo Páez de dieciséis años de edad fue arrollado este jueves en el barrio de Haedo por un móvil de Seguridad Ciudadana del Municipio de Morón, que es comandado por el Intendente Ramiro Tagliaferro.

El hecho se dio luego de que el joven intentara esquivar un control vehicular y el empleado municipal, Alfredo Ariel Montenegro, desatara una persecución que culminó en la intersección de las calles Prudan y Zeballos, donde lo encerró y chocó contra el hormigón.

La hermana de la víctima, denuncia en su perfil de Facebook, que “un empleado municipal emprendió una persecución como si fuera un policía cumpliendo órdenes del gobierno comunal” y agregó que “esto es una prueba contundente de que la negligencia, la superposición de tareas y la irresponsabilidad en el ejercicio de la función pública pueden matar”.

En este momento Páez se encuentra internado en el Instituto Interzonal de Agudos Luis Guemes de Haedo con lesiones múltiples en estado de extrema vulnerabilidad.

Hernán Sabbatella, concejal de Unidad Ciudadana en Morón, indicó en diálogo con FM La Patriada, que “ya veníamos denunciando estas situaciones que ponen en riesgo a toda la población de Morón, incluso interpelamos al ministro de seguridad, pero no dio respuestas”, y agregó que “en este hecho hubo un autor material y un autor intelectual".

Embed

La causa quedó radicada en la UFI número 4 a cargo de la Doctora Valeria Courtade, que podría excusarse debido a su vinculación con el oficialismo local: es la esposa del Subsecretario de Legal de Y Técnica del municipio, Gustavo Triemstra.

Ante la imputación judicial de Alfredo Ariel Montenegro, los operadores políticos de Tagliaferro salieron a tergiversar los hechos argumentado que la moto era robada y tenía pedido de secuestro, situación que no podían saber al momento del hostigamiento. También quisieron instalar que se trató de en embate policial, sin embargo, no hay imputados de la fuerza de seguridad y el único involucrado es el trabajador de Seguridad Ciudadana.

moron dos.jpg

La hermana de Páez resaltó que “los empleados municipales no son policías, ni están capacitados para iniciar una persecución” y destacó que “hoy lo más importante es que Gonzalo pueda salir de esto, tiene apenas dieciséis años y toda una vida por delante”

Allegados a la familia del joven sostienen que no recibieron ningún llamado de parte de las autoridades y que el municipio adoptó una posición de absoluto encubrimiento de lo sucedido en la madrugada del seis de septiembre.

Por último, los bloques de concejales de Unidad Ciudadana y el Frente Renovador presentaron pedidos de informes para que el intendente Ramiro Tagliaferro entregue, con carácter de urgente, toda la información referida al hecho, vehículos municipales y empleados involucrados, como así también los datos de quién emitió la orden para que se lleve adelante la persecución.

En esta nota