Después de que el Gobierno diera marcha atrás con el pago extra en el gas para compensar a las empresas por la devaluación, costo que absorberá el Estado, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, reveló que el radicalismo se enteró de la decisión por los medios de comunicación y diferenció al centenario Partido de Elisa Carrió, quien está "tirando de la soga".

"Los gobernadores radicales no fuimos consultados, no hablamos de este tema", reclamó Morales en radio La Red, y agregó que "tampoco puede ser que me entere por los medios de comunicación de una medida".

Pese a esa actitud del Ejecutivo, aclaró que desde el radicalismo, aliado clave en Cambiemos, "no hacemos la gran Lilita, no estamos tirando de la soga, no estamos siempre alterando diciendo "nos vamos"".

LEER MÁS: El Gobierno dio marcha atrás con el tarifazo retroactivo

Además, el mandatario jujeño recordó que el radicalismo presentó "una propuesta en la que establecemos que la mitad la paguen las empresas, que no les está yendo mal", y la otra mitad el Estado.

En ese sentido, explicó que si se elevaran las retenciones dispuestas por el Gobierno "de $4 a $4,50, se paga el gas" y "si se pone $1, se resuelve también el tema del Fondo Sojero" que se distribuye a provincias y municipios. Frente a esta propuesta, Morales denunció que la Sociedad Rural Argentina lo trató de "trasnochado" y le dijo al campo que "no se puede agraviar tanto" porque la devaluación "la terminan pagando los pobres, la clase media".

En medio de las críticas, reconoció que "venimos saliendo de una crisis pero tampoco tenemos tanto crédito como para echarle la culpa a los que se fueron, que la tienen. También hay responsabilidades que son nuestras y las tenemos que asumir".