A partir de enero próximo, los montos máximos de facturación para poder estar en el monotributo y los pagos mensuales que hacen los contribuyentes de ese régimen aumentarán en un 28,4%. El rango de actualización será equivalente a la recomposición que, en función del índice de movilidad dispuesto por ley, acumularán este año los jubilados y pensionados de la Anses.

De esta manera, en el caso de la prestación de servicios, el ingreso tope para ser monotributista pasará a ser de aproximadamente $1.150.500, en tanto que en la actividad de comercio la facturación máxima se elevará a unos $1.725.800. Las cifras son aproximadas, porque el Gobierno aún no oficializó el porcentaje de suba de haberes jubilatorios del mes de diciembre.

Desde este año, las variables del esquema del régimen impositivo simplificado se actualizarán en cada mes de enero teniendo como referencia el índice de movilidad. Eso incluye los montos límite de facturación tanto para ingresar y mantenerse en el sistema, para ubicarse en cada una de las categorías, y también los importes a ingresar mensualmente por el componente impositivo y por los aportes al sistema jubilatorio y a la obra social.

En 2018, las variables se incrementaron en un 28%, la cifra del aumento de las jubilaciones durante 2017. El próximo año, el esquema impositivo tendrá una actualización inferior al incremento de los precios que, según se estima, será cercano.

LEER MÁS: Cambiemos apela a las pymes para la suba del empleo, pero ya cerraron casi 10.000

En esta nota