Mirtha Legrand utilizó sus artilugios de experimentada conductora de televisión para censurar el debate por las tarifas que se dio en su mesa y proteger al ministro Javier Iguacel.

La 'Diva de los Almuerzos' fue la primera en criticar los tarifazos frente al ministro y enseguida todos los invitados se sumaron a los reclamos. Incluso, la panelista Barbie Simons admitió que estaba arrepentida de haber votado a Cambiemos.

Pero cuando el funcionario estaba contra las cuerdas, Legrand frenó la discusión para hacer unas publicidades y elogiar el postre que le habían servido. Insólito.

Embed