La dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, acusó duramente al gobernador de Jujuy Gerardo Morales, luego del allanamiento sufrido el martes en la sede de la organización por parte de efectivos del Cuerpo Especial de Operaciones Policiales: Gerardo Morales es un cagón, no quiere competir políticamente conmigo porque tiene miedo”.

En ese sentido, la dirigente denunció: “Hubo punteros del radicalismo cambiando dólares en un banco para plantarlos en el lugar donde hacemos la ceremonia de la Madre Tierra en la sede de la Tupac”.

En diálogo con el programa radial Crónica Anunciada, que se emite por FM La Patriada, Sala reveló que “quien encabezaba el allanamiento es un ex concejal de la UCR, que hoy hace inteligencia para Morales y son una patota”; y señaló: “Ni el juez ni el fiscal participaron del operativo, primero entraron las Fuerzas y se presentaron como interventores de la Tupac”.

Embed

En relación al accionar policial, la referente jujeña acusó directamente al juez Pullen Llermanos: “Es un apropiador que no escucha a nadie, entraron y se llevaron el tomógrafo del centro de salud que usaba la gente”.

Asimismo, destacó el trabajo en materia sanitaria realizado desde la Tupac: “El tomógrafo funcionaba para cualquier persona, no solo para los de la organización, es mentira lo que dicen. El gobierno de Morales se llevó el aparato que habíamos comprado con el esfuerzo de la comunidad, no con dinero del Estado”.

Además, subrayó que “bajo el imperio de Morales, buscan que desaparezca la Tupac Amaru, se apropiaron de todas las áreas que construimos, ellos no pudieron inaugurar ni una sola obra propia”; aunque se mostró con fuerza: “Nos pueden sacar todo, pero no me van a amedrentar. Vamos a seguir luchando y trabajando”. “De este gobierno no espero nada, porque la Justicia la manejan ellos”, concluyó.