El metrodelegado Roberto Pianelli esgrimió que "la CGT va a sufrir consecuencias por no hacer paro". En diálogo con Métodos Poco Claros, que conduce Ezequiel Orlando los viernes de 19 a 21 por FM La Patriada, confirmó que "el 30 de abril no habrá subtes".

"Es insólito que la CGT no pare. No se están poniendo a la altura de las circunstancias y por eso van a sufrir consecuencias, como un costo político importante", vaticinó el titular de la Asociación gremial de trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) sobre el fraccionamiento interno que genera su accionar.

"Si la asistencia a la marcha del 30 de abril es masiva, con partes de la CGT, la cúpula va a verse deslegitimada", apuntó Pianelli. "No coincidimos con la forma y orientación que tiene la CGT", aclaró.

Contó que “el 30 de abril no habrá subtes. Iremos a nuestros puestos de trabajo, pero haremos paro". Añadió que "es muy probable que haya un sector muy importante de los colectiveros que adhiera". En tanto, precisó que "el 1 de mayo va a parar la UTA, donde están los supervisores, no nosotros; pero sin supervisores no puede salir el subte".

Por el mal servicio del transporte, el secretario general de los metrodelegados describió que "la del subterráneo es una red raquítica de 60 kilómetros para 5 millones de usuarios. En este momento no se está haciendo ni un metro de subte”. “Es inevitable que la red viva saturada", se quejó.

Precisó que "el PRO construyó sólo 5 kilómetros de subte en 12 años. En 50 años nunca vivimos una situación diaria tan grave como ésta". Por la gestión porteña de Guillermo Dietrich analizó que "si durante ocho años ponés de ministro de Transporte a un empresario que hace chasis de colectivos, es difícil que desarrolle la red de subte. Le interesa desarrollar el transporte de colectivo, que es más inseguro, lento y contaminante"

En esta nota