En una nueva jornada de protesta bajo tierra, representantes de los metrodelegados forcejearon hoy con personal de seguridad de Metrovías que intentó impedir la apertura de molinetes en la estación Las Heras de la Línea H.

Los incidentes finalmente no pasaron a mayores y los trabajadores dejaron pasar gratis a los usuarios del servicio durante tres horas, como nueva medida de fuerza en rechazo al aumento salarial del 15 por ciento acordado con la Unión de Tranviarios Automotor (UTA).

De acuerdo a la versión de los sindicalistas, cerca de las 17 de este jueves un grupo de personas de seguridad la empresa llegó a la estación Las Heras de la Línea H para asegurarse de que los pasajeros pagaran el boleto correspondiente antes de entrar al andén.

"Era gente que decía ser parte de la seguridad de Metrovías, pero no estaban identificados. Era gente vestida de negro, sin ninguna identificación y que nosotros nunca habíamos visto antes", precisó a la agencia NA Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP).

El referente gremial detalló que, luego de algunos minutos de forcejeos, los empleados de seguridad de la firma concesionaria del servicio permitieron la apertura de los molinetes, que se hizo efectiva hasta las 20, como tenían previsto los metrodelegados.

"El reclamo va a continuar. Nosotros no vamos a permitir que nadie niegue nuestra representación. Las medidas que vamos a tomar ahora serán decididas en los próximos días", advirtió por su parte Claudio Dellecarbonara, delegado de la AGTSyP, en declaraciones a C5N.

El sindicato continúa con sus acciones de protesta en reclamo de la reapertura de paritarias para el sector, algo que es rechazado por el Ejecutivo porteño, que considera que negociar con la agrupación es "ilegal", ya que no tiene la personería.

Por su parte, Metrovías confirmó que, ante el anuncio de la apertura de molinetes por parte de la AGTSyP, "personal de seguridad y del área de recursos humanos (junto a un escribano público) se hicieron presentes en el lugar para intentar disuadir esta acción ilegal, tal como establece el procedimiento correspondiente", pero que "como consecuencia de ello, fueron agredidos por este grupo de delegados gremiales".

"Ante el accionar violento de los manifestantes que intentaron que el personal de seguridad no cumpliera con su función, los mismos se hicieron a un lado para evitar que las agresiones escalaran en violencia", señaló la empresa en un comunicado.

Allí precisó también que "el personal que se hizo presente en el lugar para normalizar la situación, se desempeña habitualmente cumpliendo funciones en las instalaciones del Subte, motivo por el cual no puede resultar desconocido para quienes llevaron adelante esta agresión".

Los incidentes se produjeron en el marco de un conflicto que por el momento no encuentra salida: este martes efectivos de la Policía de la Ciudad habían detenido al referente de los metrodelegados Néstor Segovia y de otros 15 operarios, acusados de impedir el normal funcionamiento del servicio en el marco de una medida de fuerza que realizaban en este mismo ramal.

El dirigente permaneció varias horas en una dependencia policial, hasta que fue liberado por la noche, tras una jornada en la que se paralizó en forma total en servicio en todas las líneas del subte, generando importantes complicaciones en la circulación en la ciudad.

En esta nota