Lionel Messi protagonizó una de las escenas más calientes del derbi de catalán entre el Barcelona y el Espanyol al cruzarse con el defensor rival Víctor Sánchez.

El partido entre los dos equipos más importantes de Barcelona siempre es un partido áspero y esta vez no fue la excepción. Después de varios encontronazos con Sánchez, la ‘Pulga’ se enojó y terminó discutiendo con el jugador.

Embed

En medio de la agresiva charla entre los dos, el jugador del Espanyol le puso una mano en la cara al 10 del ‘Barsa’, que se lo tomó bastante mal.

Segundos antes, el defensor le había pegado una artera patada al delantero, quien quiso defenderse con un manotazo.

El cotejo no fue nada fácil para los ‘Culé’, quienes lograron rescatar un empate sobre el final gracias a una intervención de Gerard Piqué.

En esta nota