Un insólito hecho ocurrió el sábado por la tarde en el departamento de Godoy Cruz sobre calle Arturo Illia, en dirección de sur a norte. Franco Coluchi, locutor mendocino, se dirigía en su vehículo hacia el estadio Malvinas Argentinas para cubrir el partido del "Tomba" contra Patronato. Una mujer policía y un efectivo iban a bordo de un móvil con el que iniciaron una supuesta persecución detrás del objetivo: un Renault Clio negro, según lo relatado por el joven de 23 años y miembro de la productora “La mano de Dios”.

Colucuchi comentó a El Destape que los efectivos le pidieron detenerse y él obedeció. Sin embargo, el patrullero se adelantó por el lado izquierdo, lo encerró y le “voló” el paragolpes y un faro delantero.

Embed

Le revisaron el auto, quedó detenido y fue trasladado escoltado a la Oficina Fiscal número 4 de la Comisaría 27° del mismo departamento. Tras seis horas quedó liberado. Coluchi dijo que se trató de un error, confundieron su vehículo con otro de la misma marca y modelo, pero de diferente patente según lo escuchado.

“Tenemos la versión que ha salido en la prensa por parte de la víctima pero vamos a citarlo a declarar para que amplíe”, manifestó Puertas del IGS, organismo que controla la detección de posibles faltas cometidas por personal policial o penitenciario. Sumó que “ya tenemos la versión policial que afirma haber visto actitudes sospechosas” y la acción de “interceptarlo por negarse a detener el coche”.

El titular de la Inspección General de Seguridad (IGS), Marcelo Puertas manifestó a El Destapeque iniciaron un expediente a los fines de determinar cuál de las partes tiene mas “asidero”.

El relator mendocino señaló que “claramente ellos tienen la culpa, porque además iba con todo en regla y nunca me resistí a nada. No encontraron ningún antecedente pero me abrieron una causa por supuesta desobediencia a la autoridad policial para tapar su error”.

El expediente que se abrió ayer espera recaudar pruebas, como los videos de las cámaras públicas, para determinar si le inician un sumario al personal policial interviniente o si se “sigue investigando al respecto”.

Durante la comunicación el relator dejó su pedido de “justicia para que a nadie mas le pase” porque “la gente trabajadora no se lo merece”.