El caso de la ballena que apareció hace dos días en Puerto Madero y que aún no regresó a mar abierto no da tregua y quienes realizaban el operativo para ayudarla a volver la perdieron de vista. A las 4.30 de la mañana fue la última vez que se la vio y, desde ese entonces, personal de Prefectura intenta ubicarla en las aguas del Río de la Plata.

Todas las embarcaciones ya están alertadas par que circulen a mínima velocidad y que reporten la presencia del animal, en caso de cruzarla.

Desde la Secretaría de Ambiente de la Nación buscan que la ballena que apareció en Puerto Madero vuelva al mar abierto por sus propios medios porque con el correr de las horas, la permanencia del cetáceo en agua dulce hace correr riesgo para su vida.

Mientras esperan que el animal vuelva por sus propios medios a su hábitat de agua salada, los especialistas elaboran un plan de contingencia para lograr salvar a la ballena de una muerte segura.

En esta nota