Como si se tratara de una ironía del destino, el presidente Mauricio Macri llegó a la provincia de Córdoba a disfrtuar del fin de semana largo de la Semana Santa un día después de que su ahijado presidencial Oliver Jesús Belén Miranda fuera atropellado por una camioneta en la localidad de Sebastián Elcano y se encuentra internado en grave estado en el Hospital de Niños de esta Capital. Oliver es séptimo hijo varón, por esa razón, en mayo del año pasado, recibió el reconocimiento oficial de la Casa Rosada como ahijado presidencial.

La mamá del nene, Melina Miranda, le contó a los medios cordobeses que el miércoles cerca de las seis de la tarde, empleados municipales estaban realizando tareas cerca de su casa y una camioneta dio marcha atrás y atropelló a su hijo de un año y dos meses de edad; quien estaba sentado en el cordón de la vereda.

El ministro de salud de Córdoba, Francisco Fortuna, detalló a El Destape que “en un primer momento, Oliver fue internado en el hospital de San José de la Dormida, y debido a la gravedad de las lesiones, fue derivado al Hospital de Niños, donde está en la sala de Terapia Intensiva. Se encuentra en estado de coma inducido y presenta fractura de cráneo y tórax, y sus pulmones están afectados. Su estado es muy grave”.

Sebastián Elcano es una pequeña localidad cordobesa de no más de 3.000 habitantes, ubicada a 170 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba sobre la Ruta Provincial 21, cerca del límite con Santiago del Estero.

“Él estaba viendo cómo sus hermanos jugaban a la pelota. En eso viene el más grandecito y me dice “mamá chocaron a Oliver”. Salí, vi a Oliver tirado en el suelo, pensé lo peor. El que venía manejando la chata quedó como shockeado, no sabía si alzarlo o dejarlo en el suelo. La camioneta, con una de las ruedas le pisó la cabeza”, explicó la mamá de Oliver.

Esta mañana, la mujer le dijo a El Show de la Mañana que “el último parte me lo dieron anoche cerca de las diez, me dijeron que hay que esperar que se le desinflame la cabecita para que le acomoden los huesitos del cráneo. Los médicos dicen que lo más importante es la cabecita y que lo demás lo van a ir viendo de a poco”.

Melina Miranda contó que cuando vio a su hijo, lo cargó en la misma camioneta municipal y fueron al hospital, durante el viaje el chiquito lloraba y ella le hablaba para que no se durmiera: “Nunca perdió el conocimiento”. En el hospital de San José de la Dormida los médicos lo indujeron en coma farmacológico para aliviarle los dolores y poder trasladarlo a Córdoba.

En mayo del año pasado, cuando nació Oliver, a través de las redes sociales comenzó una campaña para que Macri oficialmente sea el padrino del niño, siguiendo la vieja tradición rusa de que el séptimo hijo varón debe ser ahijado presidencial o de la máxima autoridad. La leyenda rusa adoptada legalmente por nuestro país en 1974, señala que el séptimo hijo varón sería un hombre lobo y la séptima hija mujer sería una bruja; y para romper ese maleficio, el recién nacido debía ser apadrinado por los zares.

En 1907, Enrique Brost y Apolonia Holmann, una pareja alemana vivió en la Rusia zarista y había recalado en Buenos Aires, tuvieron a su séptimo hijo varón, José Brost. El matrimonio le envió una carta al entonces presidente de la Nación, José Figueroa Alcorta, para pedirle que sea padrino del pequeño.

Recién en septiembre de 1974, durante el gobierno de Isabel Perón, se promulgó la ley 20.843, que indica que la o el Presidente de la Nación debe ser el padrino del séptimo hijo varón o de la séptima hija mujer de una prole del mismo sexo. La ley contempla una beca para los ahijados presidenciales en estudios primarios, secundarios y universitarios desde la sala de 3 años.

El 2 de mayo del año pasado, capitán de fragata Alberto Ismael Alvarez y un equipo enviado por Protocolo de Presidencia de la Nación llegaron hasta Sebastián Elcano para preparar la ceremonia de padrinazgo de Oliver Jesús Belén Miranda. El capitán Alvarez, en representación de Macri, se convirtió en padrino, en una ceremonia oficiada por el padre Walter Moyano realizada el día siguiente en la parroquia de San José de la Dormida.

Macri envió de regalo a Oliver una medalla de oro con su nombre, que fue bendecida por el cura Moyano. Los funcionarios de la Casa Rosada le enviaron a los hermanitos del chico packs de útiles escolares y libros de cuentos.

Oliver Belén Miranda nació el 23 de febrero del año pasado en la ambulancia que la trasladaba desde Sebastián Elcano hasta San José de la Dormida: “Empecé con contracciones a la madrugada, me fui al hospital de mi pueblo y me derivaron a La Dormida que está a 50 kilómetros, pero nunca llegué”.

En esta nota