El presidente Mauricio Macri apuntó contra una parte de la dirigencia "que apaña actitudes violentas" y sectores de la Justicia por liberar a detenidos en el marco de los incidentes registrados durante la final de la copa Libertadores.

En ese sentido, el Presidente cuestionó que se tome como una conducta razonable "tirar piedras, agredir, violentar y escupir". "Claramente esto no es aceptable bajo ningún concepto", enfatizó.

Tras calificar de "triste" y "frustrante" lo ocurrido, el jefe de Estado dijo que no "entiende" por qué fueron liberadas las personas detenidas en el marco de los incidentes. "No entiendo en nombre de todos los argentinos, no entiendo", repitió, visiblemente molesto.

Embed

"Tenemos que rechazar a los violentos y a las mafias que muchas veces están detrás de este tipo de violencia. La única sociedad posible es una sociedad donde rige la ley y todos somos iguales. Tenemos que seguir trabajando y mucho porque tenemos fallas en ese sistema", exclamó.

En declaraciones formuladas en la Casa Rosada, el máximo mandatario señaló que "el jefe de Gobierno, como responsable, está estudiando y viendo cómo perfeccionar el operativo para el día que se organice el partido".

"Más allá de los operativos policiales yo no puedo resignarme como presidente, representante a la inmensa mayoría de argentinos que somos pacíficos, que para organizar un espectáculo deportivo hay que militarizar toda la zona, toda la ciudad, no es lo razonable", agregó.

Embed