El presidente Mauricio Macri rechazó hoy la advertencia de paro del líder camionero, Hugo Moyano, y aseguró que a los argentinos les tiene que "preocupar que desaparezcan los comportamientos mafiosos de Argentina".

"Que no haya más extorsiones, que la gente pueda trabajar en libertad, pueda hacer lo que tenga que hacer sin ver coartadas sus posibilidades", sostuvo el mandatario.

En ese sentido, el jefe de Estado hizo hincapié en la importancia de las "libertades y responsabilidades" tanto de los ciudadanos como de los dirigentes sindicales.

De esta manera, el líder del PRO cruzó al ex secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), que el pasado miércoles encabezó un acto del Sindicato de Choferes de Camiones (Sichoca) y anunció que realizarán una medida de fuerza si no tienen "una respuesta concreta" al reclamo salarial por un incremento del 27 por ciento.

"El martes tenemos la audiencia con Fadeeac, la cámara del autotransporte de cargas. Si el martes no tenemos una respuesta que sea favorable al poder adquisitivo del salario de los trabajadores, el jueves hacemos un paro nacional. Que nadie diga que no hemos avisado", lanzó Moyano en una asamblea de unos 2.000 camioneros reunidos en el kilómetro 37,5 de la autopista Buenos Aires-Cañuelas, a la altura de Ezeiza.

Con reiterados cruces en los últimos meses, el vínculo entre la Casa Rosada y el líder camionero es cada vez más tenso.

"Vamos a tener que copiar a los camioneros brasileños con las protestas que están llevando adelante también por mejoras salariales", había lanzado su hijo Pablo hace escasas semanas, en alusión a las huelgas y cortes de ruta que realizaron los transportistas del vecino país y que paralizan casi toda la actividad económica.