El Presidente Mauricio Macri designó a Javier Carbajo como el último integrante de la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, que resolverá en los próximos días sobre si el ex vicepresidente Amado Boudou vuelve a quedar detenido por el caso Ciccone Calcográfica.

Carbajo se desempeñaba como secretario general de la Cámara de Casación. La designación fue luego de la firma de en un decreto por el presidente Mauricio Macri y el ministro de Justicia, Germán Garavano, y el cual salió publicado este viernes en el Boletín Oficial.

El flamante magistrado completará la Sala IV junto a Mariano Borinsky y Gustavo Hornos. Los tres tienen que definir el pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) la cual apeló tras el fallo del Tribunal Oral Federal 4 que otorgó la excarcelación al considerar que no existe peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación.

Embed

Una vez realizada la audiencia ya prevista para febrero, el Tribunal resolverá si lo vuelve a encarcelar o no.

Macri había ascendido al juez Pablo Bertuzzi, miembro del TOF4, luego de que este votara a favor de detener inmediatamente al ex vicepresidente (2011-2015), cambiando así la jurisprudencia que tenía ese mismo tribunal para casos anteriores. El fallo salió dividido, por 2 a 1.

Pero este "premio" le terminó saliendo mal al Gobierno, ya que la reemplazante de Bertuzzi, Adriana Pallioti, votó luego a favor de liberar al ex vicepresidente, ante un pedido de su defensa. Lo mismo ocurrió con el pedido de José María Núñez Carmona.