Oscuro antecedente del nuevo gremialista favorito de la Alianza Cambiemos: estuvo dos años preso por pilotear el avión de los narcotraficantes hermanos Juliá. Se trata de Matías Miret, quien quedó al frente de la Asociación Sindical de Trabajadores de Flybondi, el "gremio amarillo" que le hace honor al PRO.

A través del Boletín Oficial, el Gobierno oficializó ayer la creación de este gremio con sede en la provincia de Córdoba. Miret pasó 23 meses en una cárcel de Barcelona. Hace seis años, el 7 de enero de 2013, la Audiencia de España condenó a 13 años de prisión a los pilotos Gustavo y Eduardo Juliá, al considerar que ingresaron, escondidos en un avión, casi 1.000 kilos de cocaína a ese país para "obtener y compartir un extraordinario beneficio económico".

Embed

Por ese entonces, los magistrados a cargo del caso absolvieron al copiloto Matías Miret porque "no conocía las intenciones de los Juliá", quienes lo contrataron para el vuelo que realizaron con un jet Bombardier Challenger 604 desde el aeropuerto bonaerense de Morón al de El Prat, en Barcelona, donde finalmente quedaron detenidos en 2011.

"Salimos de Ezeiza, el avión lo cargaron de Morón y yo lo vi en Ezeiza. Entre el 15 y el 20 de diciembre me mandaron un mail para llevar un avión a España para llevar a Gustavo y traer a la familia de España", contó Miret en una entrevista concedida al periodista Chiche Gelblung en 2013.

Además, el piloto explicó cómo conoció a los hermanos Juliá: "En Estados Unidos conocí a Gustavo Juliá. Cheyenne hizo una gira y yo lo llevé a Miami. Y luego traje a los hermanos Julía desde allí".

En ese marco, explicó cómo fueron los preparativos y el trayecto que hicieron. "Nos subimos adentro del avión, hice los chequeos de rutina, hicimos una escala en Cabo Verde de 45 minutos y luego fuimos a Barcelona. En el aeropuerto, nos mandaron a estacionar en la zona de aviones privados y vinieron dos personas a pedirnos los pasaportes y documentos", relató. "A los países de Sudamérica ellos los consideran como 'calientes' y es por eso que siempre los revisan", afirmó.

Fue entonces que detalló cómo encontraron la droga en el lugar. "Nos pidieron que bajáramos las maletas y subieron un perro. Me fui a la cabina para apagar todo y sentí atrás un griterío y vi un asiento levantado y todos los paquetes, yo pensé que uno era un salvavidas, pero era cocaína", comentó el piloto.

"Gustavo subió al avión y dijo que él era el responsable y que nosotros no teníamos nada que ver. A mí me esposaron y me metieron preso en el aeropuerto. Yo pensé que se iba a aclarar como Gustavo Juliá se hizo responsable pero pasaron 23 meses", admitió Miret.