En Argentina, el nivel de arsénico presente en el agua llegó a límites peligrosos: según un estudio con más de 400 muestras tomadas en todo el país desde 2011, en más de la mitad de esos pueblos, ciudades o áreas rurales la cantidad de este elemento supera lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el hidroarsenicismo.

De esta manera, se estima que más de la mitad del agua del país está contaminada con arsénico a niveles riesgosos para la salud. Así se puede ver en el mapa elaborado en base a este informe por el equipo a cargo de Jorge Stripeikis, director del Departamento de Ingeniería Química del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), en el que la población puede consultar si está afectada.

Embed

El color verde indica que el agua es segura, ya que no supera los 10 mcg/l recomendados por la OMS. Entre los 10 y los 50 mcg/l es amarillo ya que hay bajos niveles de riesgo, y, si el agua tiene más de 50, es rojo: es decir, que "la OMS considera que existe cierta evidencia de efectos adversos", según se indica en la página de la ONG NutriRed, que publicó el mapa.

El relevamiento fue realizado en 20 provincias, y en ellas 76 puntos están marcados en amarillo, mientras que 46 son rojos, con lo cual hay 122 lugares estudiados donde el agua no es segura. En la mayoría de los casos se trata de localidades ubicadas desde el centro hacia el norte del país.

Si bien el arsénico está presente de manera natural en el agua, su consumo prolongado con niveles altos de contaminación puede tener efectos en la salud como el “cáncer y lesiones cutáneas”, y también puede tener relación con “problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes”, según indica la web de la OMS.

Para proteger a la población afectada, lo principal es “prevenir que se prolongue la exposición al arsénico implantando un sistema seguro de abastecimiento de agua potable”.

LEÉ MÁS: CARRIÓ DETONADA: "MÁTENLO A DURÁN BARBA, TIENEN MI AVAL"

En esta nota