Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que se destruyeron más de 2.300 puestos de trabajo en los últimos dos años en la industria alimenticia.

La abrupta pérdida de puestos de trabajo se explica por la caída en la producción, ventas y consumo. En 2018 hay menos puestos de trabajo que se suman a la baja en el poder adquisitivo de salarios e ingresos, donde muchos sectores de actividad perderán hasta 10 puntos de poder de compra, dependiendo de la negociación paritaria.

“La magnitud está por verse: dependerá en gran medida de cuánto esté dispuesto a ceder el Poder Ejecutivo en bajar inflación por medio del enfriamiento de la economía”, advierte el informe de la casa de altos estudios.

infografia.png

La inflación, en este marco, ha pisado fuerte en el último semestre e impactó en notorios aumentos en alimentos de consumo habitual como harina de trigo (+87,7%), arroz y huevos (+50,2%), pan francés (+35,9%), fideos secos (+39,9%), arroz blanco (+34,2%) y aceite de girasol (+26,2%).

“La caída en la producción agroindustrial es resultado de las medidas que viene llevando a cabo el gobierno de Cambiemos, que combinan la reducción del poder adquisitivo de la población con la apertura indiscriminada al exterior”, advirtió el titular de la Carrera de Economía de la UNDAV, Santiago Fraschina.

Además, el informe muestra el detalle de cómo ciertos sectores, como el caso de la industria alimentaria, vieron reducidas sus ventas internas por la caída del consumo, al mismo tiempo que debieron empezar a competir contra productos foráneos que en años anteriores no ingresaban a nuestra economía.

infografia 1.png

A pesar de ciertas características de inelasticidad esperables en el comportamiento de la demanda y su competitividad intrínseca, la elaboración y ventas de alimentos y bebidas mostró un desempeño pobre en distintos indicadores: las ventas acumulan un retroceso del 4,4% en la comercialización, en los últimos dos años

En números, el estimador industrial del Indec registra una caída en más de la mitad de rubros alimenticios en el primer semestre de 2018, lo que determinó una caída media de 1,5% en la producción de alimentos y bebidas, para tal período de análisis.

En este sentido, el informe contrasta como mientras las ventas internas cayeron un -13,7% y la producción industrial un 1,5%, las importaciones se incrementaron en un 59,9%.

Embed

En esta nota