El jefe de Gabinete, Marcos Peña, confesó que la inflación continuará su alza en marzo y se justificó al asegurar que el Gobierno quiere "ordenar las cuentas".

El funcionario, que comenzó a levantar su perfil una vez más luego de varios meses en el ostracismo del macrismo, reveló que el índice de marzo "va a seguir alto"

“Queremos ordenar las cuentas”, intentó justificarse Peña en declaraciones a Radio Mitre, mientras la situación de millones de argentinos es preocupante.

El jefe de Gabinete rechazó usar paliativos para frenar el golpe al bolsillo y sostuvo que “el control de precios es una herramienta fracasada” que “en ningún lugar del mundo se usa”.