Y el Gobierno, a través de Marcos Peña, reconoció que la deuda en 2018 llegará a casi 90% del PBI. "A pesar de la caída proyectada para la deuda expresada en dólares en 2018, medida en porcentaje del PBI proyectamos un incremento de 29,9 puntos (de 57,1% a 87,0% del PBI)", afirma Peña. La cifra exacta es 87% del PBI.

Como parámetro hay que tener en cuenta que en la crisis de 2001 la deuda representaba el 54% del Producto Bruto Interno.

El dato lo dio el Jefe de Gabinete en su informe de gestión (Nº114) que dará hoy en Diputados pero ya se puede descargar de la web de Jefatura.

pena.jpg

Peña se justifica: "Estos aumentos se deben esencialmente al incremento del tipo de cambio registrado este año. El ratio de deuda se calcula valuando la deuda al tipo de cambio de fin de período y comparándola con el PBI en pesos corrientes. Si hiciéramos esta valuación al tipo de cambio promedio proyectado, la deuda neta pasaría de 25,9% en 2017 a 38,6% en 2018, un incremento de 12,7 puntos del PBI. Esto significa que el aumento en la deuda está asociado principalmente al aumento en el tipo de cambio real, que está en niveles elevados en términos históricos".

Sobre el año próximo, el jefe de ministros expresa: "De 2019 en adelante, con el cumplimiento de las metas fiscales y una mayor estabilidad proyectada del tipo de cambio, esperamos una reducción de la deuda como porcentaje del PBI. En efecto, luego del aumento de la deuda neta en 2018 debido al movimiento pronunciado del tipo de cambio, con la convergencia al equilibrio fiscal en 2019 y el superávit fiscal a partir de 2020, la deuda neta en términos del PBI comenzaría a descender y se situaría en torno a 46% del PBI en 2019, convergiendo a un valor alrededor de 39% del PBI hacia 2023. En tanto, el pago de intereses alcanzaría un máximo de 3,2% del PBI en 2019 disminuyendo en adelante".

En esta nota