El hombre que le entregó los cuadernos en una caja al periodista de La Nación que reveló el caso es Jorge José Bacigalupo.

Este señor de 73 años fue el elegido por Oscar Centeno para la custodia del material ante denuncias la ex mujer del chofer.

Centeno es el supuesto autor de los cuadernos y se los dio a su amigo, un remisero y sargento retirado de la Policía Federal. También vecino de Diego Cabot, el cronista del diario que reveló el caso.

Sin consultar a su amigo Centeno, Bacigalupo entregó el material, que luego le fue devuelto por pedido del chofer de Roberto Baratta.

Apenas salió el ex mano derecho de Julio De Vido de la cárcel, Centeno le pidió el material a Bacigalupo, quien le devolvió las cajas abiertas.

Según reconstruyó la justicia, hubo una pelea entre ambos por ese hecho que generó que no se vieran más.

¿Quién es Bacigalupo? Según informaron la revista Noticias y Horacio Verbitsky en una nota para el portal El Cohete a la Luna, es un macrista, rabioso antikirchnerista y defensor de genocidas.

"Es un decidido defensor de sus camaradas detenidos por crímenes de lesa humanidad, a quienes considera presos políticos", explica el periodista.

Informa que Bacigalupo "votó a Mauricio Macri pero ahora está desilusionado porque como presidente no reivindica lo que Bacigalupo sigue llamando lucha contra la subversión y no piensa votar su reelección". Cuenta que "en cambio, simpatiza con María Eugenia Vidal y detesta a Elisa Carrió porque teme que rompa la Alianza Cambiemos".

Sobre su odio al kirchnerismo, afirma: "Su mayor recelo es el regreso del kirchnerismo y esa fue una de sus motivaciones para entregarle a su vecino Cabot los cuadernos que su amigo Centeno le dejó en custodia"

Noticias cuenta: "El ex sargento suele mostrar su ideología en sus redes sociales. Sin tapujos, hace una defensa apasionada por las Fuerzas Armadas, aún aquella de los años más oscuros del país. “Hoy pode­mos obser­var con pro­fundo dolor, que indi­vi­duos vistiendo el uni­forme de las ins­ti­tu­cio­nes de la Nación, rin­den plei­te­sía y home­naje a quie­nes aten­ta­ron con­tra la inte­gri­dad de la Patria y su socie­dad”, escribió en el 2011, en pleno gobierno de Cristina Kirchner".

Y agregó: “Inten­ta­ron desde la vio­len­cia armada y alzán­dose con­tra un gobierno cons­ti­tu­cio­nal, ins­tau­rar ‘la patria socia­lista’ de Marx, en el campo de bata­lla fue­ron derrotados, en el campo de la política hoy los tene­mos entro­ni­za­dos en el poder, asistiendo con ver­güenza a la ‘subur­di­na­ción genu­flexa’ de quie­nes inte­gran las Pla­nos Mayo­res, o “meno­res”, para denor­mi­nar­las con total pro­pie­dad, de las FF.AA., de Seguridad y Poli­cía­les de la Nación”.

Además, "mucho más acá en el tiempo, su cuenta de Facebook se llenó de posteos más cercanos al Gobierno actual que al Kirchnerismo. Incluso en esa red social tiene mensajes cruzados con el propio Centeno", revela la revista. El 20 de octubre del 2017, Facebook le avisó que cumplían dos años de amistad. Por eso, Bacigalupo le escribió: “¡Mi querido y estimado Oscar! Un amigo en las buenas y en las malas, gracias negrito por ser como sos”. Y el propio Centeno le respondió: “Gracias querido amigo, un gran abrazo”.

Verbitsky también relata: "También exige que se reponga el nombre del comisario Alberto Villar, creador de la Triple A, a la escuela de suboficiales y agentes de la policía. Forma parte de los grupos que defienden la clandestinidad del aborto, pero es muy crítico con el Papa Bergoglio por sus posiciones políticas y sociales y consume con avidez las informaciones sobre pedofilia eclesiástica, con las que chicanea a sus amigos “chupacirios”, como los llama. Considera vagos que no quieren trabajar a quienes integran los movimientos sociales, admira la campaña del desierto de Julio A. Roca y sus coroneles masacradores de indios y cree que harían falta otros así en la Patagonia para “enseñarles a los mapuches cuántos pares son tres botas”, una de sus expresiones favoritas".

En esta nota