El Gobierno volverá a hacer campaña con el fondo de los jubilados ante el desplome del poder adquisitivo por la escalada inflacionaria. Como en la campaña electoral de 2017, la ANSES aumentará los préstamos Argenta para mejorar el consumo los jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

El presidente, Mauricio Macri, anunció que retornarán los créditos del organismo previsional a largo plazo a la tasa más baja del mercado. “Si no, ante la necesidad, caían en estos sistemas de préstamos barriales que son ruinosos”, justificó el jefe de Estado.

LEE MÁS "La desafortunada frase de Macri en medio de un acto"

Por el cambio de fórmula que impuso Cambiemos, los jubilados y quienes reciben la AUH recibirán menos ingresos que antes, por lo que el Gobierno precisa subirlos al menos forma ficticia para mejorar su situación económica. Esto se enmarca en la suba de precios descontrolada que los economistas cercanos al Ejecutivo estiman en el 31,8% para todo el año.

Macri acostumbra darle un uso político al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Hoy el 11% del total de los activos que superan el $ 1 billón se reparte entre créditos subsidiados a personas que cobran sus haberes en ANSES y a provincias, como había revelado El Destape.

Los préstamos a los beneficiarios previsionales fueron ideados por Diego Bossio cuando estuvo al frente de la ANSES. Sin embargo, en 2015, se entregaron $ 12.727 millones a 922.424 personas. En 2016, ya con Emilio Basavilbaso como director ejecutivo, la cifra disminuyó a la mitad, pero en la campaña legislativa de 2017 se disparó 445% a $ 69.309 millones. La cantidad de créditos Argenta entregados fue el triple, ya que alcanzaron a 3.362.647 individuos.

La novedad de Cambiemos fue incluir a pensionados y titulares de la AUH, que poseen un riesgo de morosidad sistémico más elevado, al tratarse de beneficios que caducan temporalmente.

En el acto en Quilmes donde anunció el retorno de los créditos estuvieron presentes la gobernadora bonaerense, María Vidal, y el director ejecutivo de la ANSES, Emilio Basavilbaso. Fuentes calificadas revelaron a El Destape que el titular del organismo jubilatorio presentó su renuncia pocos días atrás, pero el jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo convenció que continúe. Sin embargo, existen dudas sobre la permanencia en su cargo.

Desde ANSES negaron este intento de abandonar su gestión después de que despidieran al subdirector Ejecutivo de Operación del FGS, Juan Martín Monge Varela, al gerente de operaciones, Pablo Pereyra Iraola, y al gerente de inversiones, Andrés Rodríguez Lubary. Los funcionarios fueron echados por negarse a firmar la venta de activos del fondo de los jubilados, como planea el Gobierno y le exige el FMI, dadas las consecuencias judiciales que podrían derivarles a los responsables.

Todo coincide con el escándalo por las gigantesca sangría del dinero de los jubilados y los trabajadores, ya que la gestión de Basavilbaso lo hizo caer más de U$S 13.000 millones a sólo U$S 52.400 millones. El objetivo de Cambiemos es mantener la sangría del FGS para poder apoyar el proyecto de retorno de las AFJP en un régimen de capitalización mixto que planea presentar en 2019.

LEER MÁS: El Gobierno incumplió con la ley de reparación histórica

LEER MÁS: El Gobierno usa el 11% del fondo de los jubilados para hacer política

En esta nota