Durante el discurso de Mauricio Macri en la Cumbre del G20, una mujer se sentó en primera fila, junto a los principales funcionarios del Gabinete nacional. Se trata de Micaela Méndez, la fonoaudióloga del Presidente.

La tarea de Méndez, que se desempeña como Directora de Gestión Comunicacional del Gobierno, es la de cuidar la voz de Macri y su habla, al tiempo que participó del armado de su discurso para esta Cumbre.

Pese a tenerla en primera fila y con el discurso escrito, puesto delante de sus ojos para leerlo en todo momento, el Presidente argentino no dio pie con bola y se trabó en plena locución.

LEER MÁS: El blooper de Macri en plena Conferencia del G20

"Hoy un ciudadano recibe en 30 días más información que la que recibía en toda su vida 30 años atrás", comenzó Macri que leyó bien la frase que estaba en un monitorio delante de sus ojos. El problema vino cuando quiso interpretar la frase: "Sí, treinta días versus treinta años... toda una vida 30 años atrás".

Embed

En mayo se conoció la designación de la fonoaudióloga, que depende directamente de la Secretaría General de Presidencia y cobra un sueldo de casi $100 mil brutos, según informó minutouno.com.

En esta nota