Durante una visita a Weisburg, un pueblo de Santiago del Estero, el presidente Mauricio Macri se tomó una foto usando una máquina de coser junto a un grupo de trabajadoras. ¿Cuál es el problema? Debido a la crisis y a la apertura de las importaciones, esa misma máquina, de la marca Singer, dejó de fabricarse en el país.

Es que el 8 de enero Macoser anunció que dejaría de producir las míticas máquinas de coser Singer en la última planta argentina que quedaba de la firma en San Francisco, Córdoba.

Macri Singer

De esta forma, Singer se sumó a una serie de empresas y marcas que han cerrado las puertas de su producción a causa del contexto económico actual, en detrimento de la industria nacional y de los puestos de trabajo que ésta genera.

Singer trajo sus máquinas importadas desde Estados Unidos a la Argentina por primera vez en 1905. En 1984, la empresa Macoser se hizo cargo, por primera vez, de la producción nacional de dos modelos de la máquina, mientras que importaba otros nueve. Fue así de manera ininterrumpida hasta este año.

Macoser supo tener hasta 270 personas trabajando en sus plantas, y en los años 60 llegó a tener 14 fábricas en todo el país. Sin embargo, la única que quedaba en la actualidad era la de Córdoba.

Embed

LEÉ MÁS: EL GOBIERNO EMITE DEUDA PÚBLICA EN PESOS PARA FINANCIARSE